Logo

Forlán, el Balón de Oro

¿Iniesta? ¿Xavi? No, Diego Forlán ("Cachavacha") pateó el tablero y se quedó con el Balón de Oro al mejor del Mundial. “Es gracias a mis compañeros”, dijo. Nadie lo merecía como él.
Paolo Rossi, un tal Diego Maradona, Schillaci, Romario, Ronaldo, Kahn, Zidane. El más grande de todos, tres monstruos y después buenos jugadores (¡y hasta un arquero!) que hicieron un gran Mundial fueron elegidos los mejores desde España 82, cuando debutó este premio. Sudáfrica 2010 no elevó a la categoría suprema a Lionel Messi, como el mundo y especialmente los argentinos esperábamos. Cristiano Ronaldo fue un fantoche, los mejores brasileños son defensores...
Otro Diego, Forlán, merecía como nadie el Balón de Oro. Hasta ahora, habían sido elegidos todos campeones o al menos finalistas. Desde sus cinco goles, el uruguayo rompió los moldes, pateó de afuera, le metió comba a lo establecido quedándose con el premio. Su presente obliga a plantear la duda: ¿será una súper estrella? La evolución que viene mostrando invita a abrirle el crédito.
Los argentinos lo vimos en Independiente, era bueno pero mejoró todo. Patea con las dos piernas casi igual, incluso de larga distancia. Tiene un despliegue enorme, con el que ayuda en la recuperación. Juega en varias posiciones. Puede ir por adentro o desbordar. Es peligroso en las pelotas paradas. Cabecea. Forlán es un jugador completo que, a pedido de Tabárez, se retrasa y participa más de la elaboración en Uruguay que en su Atlético Madrid.
“Es un premio logrado gracias a mis compañeros”, dijo en Twitter. Esa sencillez lo hace ver como más terrenal, como uno de nosotros. Tal vez no sea un Rey como Diego, pero ya podemos decirle Príncipe, como a otro uruguayo memorable.
La conducción cerebral magistral de Xavi y la clase inteligente de Iniesta bien podrían haber llegado a la cima. Haber dejado en el camino a esos campeones enaltece la conquista de Forlán. Dos goles a Sudáfrica y uno a Ghana, Holanda y Alemania. Una volea de pique al piso, dos remates de media distancia, un tiro libre y un penal. Casi sin querer, Forlán se quedó con la gloria mientras Messi no está.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.