Calo

Legislar sin condicionantes externos

Por Alejandro Issin (*). Colaboración.- La sesión extraordinaria del 7 de enero de 2014 tenia como objeto principal de su orden del día el tratamiento, debate y posterior sanción de la ordenanza preparatoria fiscal e impositiva para el año 2014 para el Municipio de Necochea.
La “potestad tributaria” es la facultad jurídica del Estado derivada del “poder de imperio”. Es muy importante aclarar que existe un principio tributario, el de legalidad, que establece que “no hay tributo sin ley”. En consecuencia, a nivel municipal, no hay tributo sin ordenanza.
Tal vez sea la Carta Magna de 1215 el documento que por su trascendencia histórica refleja con mayor claridad la primera característica del principio de legalidad: “no taxation without representation” (no puede haber tributo sin representación), reconocido universalmente como fundamento de un Estado democrático, también bajo el aforismo “nullum tributum sine lege”. Bajo esta idea, no es posible decretar un impuesto si para su aprobación no han concurrido los eventuales afectados por intermedio de sus representantes ante los cuerpos colegiados, criterio acogido desde tiempo atrás en el derecho constitucional argentino.
El bloque del partido Unión Peronista-FE al que pertenezco estuvo trabajando durante varios meses en las correspondientes comisiones de labor parlamentaria un proyecto de recomposición de tasas, derechos y contribuciones municipales basado en un sistema progresivo y discriminante del poder contributivo de los habitantes del distrito; según este proyecto, se escalonarían los porcentuales de aumentos en las alícuotas de las distintas tasas sobre la base de las distintas categorías o zonas de los egidos municipales. Así, las categorías de mayor valuación fiscal y mayor cantidad de servicios públicos gozados afrontarían un mayor aumento o recomposición tributaria, y consecuentemente las de menor valuación soportarían un menor esfuerzo en dicha recomposición.
Aproximadamente, 24 horas antes de la sesión, el Departamento Ejecutivo nos informa que debido a la obsolescencia del sistema informático del municipio, la aplicación de tal sistema progresivo demandaría demasiado tiempo de implementación y, consecuentemente, las arcas municipales se verían apremiadas por el imparable aumento de los costos presupuestados para el periodo fiscal 2014; ergo, se decidió avanzar en un aumento igualitario o “parejo” del 28% para todas y cada una de las categorías tributarias.-
Lo acontecido en la sesión extraordinaria del 7 de enero de 2014 en Necochea merece una reflexión en cuanto a, lo que entiendo, debiera constituir un irrestricto respeto a los principios tributarios constitucionales: no puede ser que en el siglo XXI sea un ingeniero en sistemas el “poder del Estado” que concurra en representación de los contribuyentes a la decisión del sistema de recomposición de tributos que los afectará económicamente.
Digo esto, aun sosteniendo mis reparos en cuanto a los porcentuales de aumentos pretendidos por nuestra propia fuerza política con los cuales no estuve de acuerdo; sin embargo, aun no compartiendo esos porcentuales no paso por alto que el Departamento Deliberativo debiera legislar sin condicionantes externos (en el caso, el departamento de sistemas) dado que constituye una facultad indelegable de los legisladores ejercer la potestad tributaria que, dicho sea de paso, en su evolución histórica demandó y se cobró reinados, imperios, sangre, vidas, libertades y propiedades.
La UCR dirá que no existió consenso en avanzar con nuestra propuesta (puede ser); el oficialista FpV sostendrá que la urgencia en materia económica no admite demoras en la aplicación informática de la novedosa formula y negará la condicionante… Mi visión y mi versión es otra.

(*) Concejal, Unión Peronista-FE

Recibe las noticias en tu email :