Logo

Droga: perseguir el consumo y no avanzar más

Por Ignacio G. Márquez. Colaboración.- Hace algunas semanas, el comisario inspector Angel Vázquez, encargado de la Dirección de Narcocriminalidad local, explicó que en Necochea hay 50 investigaciones abiertas referidas a droga, un número que no parece reflejar el panorama de nuestra ciudad. Obviamente, la gran mayoría de esas causas son por consumo y muy pocas tienen que ver con el tráfico o la comercialización a granel de la misma.
Un informe de la Procuraduría de Narcocriminalidad sobre todas las causas abiertas en 2012 indica que el 38% de esas investigaciones en el país persiguen a consumidores, mientras sólo en el 3 por ciento de los casos se investiga el contrabando.
Es decir, Necochea no escapa a esa media nacional. Sin embargo, en ese mismo informe, se indica que “las jurisdicciones federales competentes en el territorio de la Provincia de Buenos Aires se posicionan – relativamente – entre las jurisdicciones con menores cantidades de causas iniciadas por estupefacientes", ante el Poder Judicial de la Nación.
"Esto refleja el impacto de la llamada Ley de Desfederalización de estupefacientes, cuya implementación en la Provincia de Buenos Aires desde el año 2005 habilitó a la justicia provincial para entender en ciertas figuras (menudeo)", añade el informe.
En nuestra ciudad, uno de los últimos allanamientos de importancia realizado en busca de droga fue el 4 de mayo de 2013. En un edificio céntrico, en 57 entre 64 y 66, se hallaron 5 kilos de marihuana lista para su comercialización y se detuvo a dos personas.
Desde entonces, las demás diligencias sólo han podido dar con pequeñas cantidades de droga, la cual puede ser usada para consumo personal y que, si bien genera una causa penal, termina archivándose, ya que hasta la propia Corte Suprema de Justicia ha indicado que no debe perseguirse, justamente, el consumo personal.
El último caso de importancia fue el de La Dulce, donde hasta el párroco del pueblo tuvo que pedir la intervención policial ante la posibilidad de que un vecino estuviera vendiendo droga entre los jóvenes.
Lo extraño, si se permite el término, es que el informe al que hiciéramos referencia anteriormente sostiene que La Plata, Mar del Plata y Bahía Blanca son las jurisdicciones con mayor cantidad de casos de comercio, almacenamiento y trasporte de estupefacientes.
Si sólo tomamos la ruta que lleva la droga de Mar del Plata a Bahía Blanca, ¿no debería pasar por Necochea? La mediática causa contra Juan Suris, un empresario bahiense, habla sobre la vinculación con otro empresario de Necochea, pero sin embargo no ha habido movimiento judicial al respecto.
La Fiscalía Federal local, ¿no debería tomar cartas en el asunto y, al menos, realizar algún allanamiento? ¿O va a esperar que el tema estalle en la cara y, casi por decantación, llegue a Necochea?
Nuestra ciudad pareciera no estar ajena a la problemática de la droga. Tal como ocurre en otras localidades de la Provincia, alguien se encarga de distribuir la marihuana, cocaína o algún otro estupefaciente que luego es vendido al menudeo. Sin embargo, pareciera que sólo los consumidores son encontrados en alguna plaza o en algún allanamiento por otras causas, pero quienes comercializan no. ¿O es que existe la orden de sólo perseguir el consumo y no avanzar más allá de esa situación?

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.