Logo

Una visita que agita la interna

Por Ignacio G. Márquez. Colaboración.- La visita del vicegobernador de la Provincia, Gabriel Mariotto, a nuestra ciudad solo sirvió para confirmar, una vez más, la feroz interna que vive el oficialismo kirchnerista en Necochea y, a la vez, el poco apego a las instituciones que ha mostrado el titular de la Legislatura bonaerense.
Hace poco más de un año, Mariotto llegaba a Necochea y denunciaba a los concejales de la oposición como “golpistas” y anunciaba: “Esta expectativa golpista tiene poco vuelo”. Sin embargo, el viernes el vicegobernador se juntó con los presidentes de los bloques del HCD y allí, como si nada hubiera pasado, dialogó sobre diferentes aspectos de la ciudad y hasta recibió algún reproche por parte de Gonzalo Diez por aquellas palabras, cuando el intendente Horacio Tellechea aún mantenía su cargo.
Pero claro, esta “visita institucional” apadrinada por Roberto Porcaro, Gustavo Florentín y Marcelo Ordoqui (grupo que llevó a Tellechea a la intendencia) tuvo más que ver con la interna del Frente para la Victoria de 2015 que con lo estrictamente institucional, si se permite la redundancia.
Mariotto se juntó con los concejales en la Presidencia del HCD. A pocos escalones de allí, en el primer piso del Palacio Municipal, se encuentra el despacho del intendente interino, José Luis Vidal. Sin embargo, tras el encuentro con los legisladores, el vicegobernador evitó todo tipo de contacto con el actual oficialismo “K”.
Lo mismo hizo en Quequén. En la Carpa de la Esperanza, el ex titular del AFSCA dialogó con vecinos que buscan la autonomía de dicha localidad. A escasos 100 metros, el Consorcio de Gestión de Puerto Quequén pasó totalmente desapercibido para Mariotto y su titular, Martín Caraffo, no recibió ni siquiera una notificación de la visita del vicegobernador.
En su corto paso por Necochea, lo que más sorprendió fue la visita realizada el jueves por la noche, con Porcaro como acompañante, al hotel de Sutaca, donde sus anfitriones, Roberto Passo y Ricardo Calcabrini, reinauguraban la Residencia Estudiantil.
Calcabrini, hoy alejado y enojado con Vidal, supo ser un “rebelde” para Porcaro cuando éste digitaba lo que Tellechea debía hacer. Sin embargo, fiel a su estilo, el edil recibió a estos dos visitantes como ilustres dirigentes kirchneristas en su casa.
Sin dudas, el kirchnerismo necochense sigue sin encontrar una conducción sólida, que logre reunir a todos los dirigentes bajo un mismo paragüas y encarar el 2015 con alguna expectativa política de mantener la intendencia… Algo que hoy parece muy lejano.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.