Logo

Chile ganó y es finalista de su Copa América

Selección Chile
Eduardo Vargas podrá tener un mal día, pero jamás podrán reprocharle que no lo intente. El ex del Valencia disfraza con una fe inquebrantable sus ciertos problemas técnicos. Juega al fútbol con la mano en el corazón como canta el himno de su país. Con dos goles tumbó a los peruanos, que merecen ser declarados como héroes nacionales.
Perú dio guerra hasta el final. Mereció mejor suerte. Recibió un gol justo antes del descanso y logró empatar, pero el segundo tanto de Vargas enterró las aspiraciones peruanas. Todo eso ocurrió peleando con un soldado menos durante más de una hora, días y meses cuando se libra una batalla de tal calibre.
Carlos Augusto Zambrano, pasado de la raya desde que se iniciaron las hostilidades con el pitido inicial hasta que se fue del campo, se alió con el enemigo. Una patada suya a Aránguiz le mandó a la calle a los 21 minutos, justo cuando Perú estaba sembrando el pánico en Santiago. Zambrano despejó la pelota y luego quiso marcar territorio. Lo que hizo fue todo lo contrario. Dejó la plancha y agredió a su equipo, herido demasiado pronto.
Vaya si Perú fue a las armas. Era esperar y salir corriendo Guerrero y Farfán (éste mandó un cabezazo al palo) rozaron el gol. Rodeados de rivales vestidos de rojo, el del Flamengo dio una lección de cómo vivir solo y esperar para quedar con los compañeros. Chile tuvo la pelota, pero le cerrarron todos los huecos hasta que Zambrano abrió uno que dirigía a la final del sábado.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.