Ultimos artículos
Mostrando entradas con la etiqueta salud. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta salud. Mostrar todas las entradas

miércoles, 27 de septiembre de 2017

Prohíben venta de aceite de oliva

miércoles, 27 de septiembre de 2017 - 0 Comments

Anmat
La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) publicó la restricción de comercialización de una marca de este producto por no cumplir con la legislación alimentaria vigente.
Según indicó la entidad de control, la marca Almacén Boutique carece de la autorización de establecimiento y el rótulo de número de registro de establecimiento es inexistente. Por este motivo se lo considera ilegal y no debe ser elaborado ni comercializado.

jueves, 14 de septiembre de 2017

En cáncer de mama ¿menos tratamiento es mejor?

jueves, 14 de septiembre de 2017 - 0 Comments

Cáncer
Convocada para participar del XIII Congreso Argentino e Internacional de Mastología, jornadas de formación científica organizadas por la Sociedad Argentina de Mastología, la doctora Mónica Morrow, cirujana oncológica especializada en el tratamiento del cáncer de mama que se desempeña como Jefe de Breast Surgery del Memorial Sloan-Kettering Cancer Center (New York, EE.UU.), brindó dos conferencias ante los más de 1200 profesionales presentes en el evento.
Las innovadoras técnicas desarrolladas por la especialista y su equipo de investigación han revolucionado la terapéutica de la enfermedad, con alternativas menos invasivas que buscan mejorar la calidad de vida de las pacientes durante y post tratamiento.
“Estamos viviendo una gran transformación en las prácticas quirúrgicas oncológicas, principalmente en el tratamiento del cáncer de mama, área en la que tenemos mucha más evidencia científica en cirugías que en cualquier otro tipo de cirugía de cáncer, por lo tanto, contamos con información real en base a la cual tomar decisiones terapéuticas. Además, las alternativas son múltiples, lo que nos permite personalizar los esquemas de tratamiento de cada paciente, y mejorar la calidad de vida de las mujeres que atraviesan esta enfermedad”, revela la especialista.
Cuando se comenzó a tratar el cáncer de mama, la única técnica existente era la cirugía y, dado que no se contaba con las herramientas de diagnóstico por imágenes que existen hoy, los tumores solían detectarse en estadios avanzados, por lo tanto, en la mayoría de los casos los especialistas realizaban mastectomías. “Cuando comenzó a utilizarse la radioterapia, la quimioterapia y la terapia hormonal, con las cuales se buscaba reducir el riesgo de morir de cáncer de mama; y reducir las posibilidades de que el cáncer reaparezca en el área de la mama tratada, las intervenciones quirúrgicas pasaron a ser menos radicales”, recuerda Morrow y desarrolla: “Pero si bien los tratamientos habían evolucionado, las pacientes aún padecían sus efectos secundarios. Fue entonces cuando se comenzó a idear una manera de tener menos cirugía y menos tratamientos. El primer avance en este sentido fue el que llevó a la lumpectomía en vez de mastectomía.”
“Estamos seguros de que mediante una cirugía conservadora de la mama (lumpectomía) y radioterapia se alcanzan los mismos índices de sobrevida libre de enfermedad que al sacar toda la mama (mastectomía); hoy ya podemos decir que esto es un hecho absolutamente cierto. Entonces, ¿por qué no todas las mujeres lo hacen? A muchas pacientes les parece más seguro ya que tienen miedo que el cáncer vuelva… pero la mastectomía no reduce este riesgo en comparación con una lumpectomía y radiación”, afirma Morrow y continúa: “Debemos tener en cuenta que el cáncer de mama, además del miedo a la muerte que es común a cualquier diagnóstico de cáncer, tiene la particularidad de estar relacionado a la femineidad, a la apariencia física de la mujer. El aspecto cosmético del cáncer de mama es mucho más importante que en otros tipos de cirugía y, al momento de decidir qué intervención realizarse, la inquietud de las pacientes sobre cómo se verán las mamas después de una lumpectomía influye, sobre todo porque en general las pacientes tienen esta imagen mental de que la cirugía conservadora les va a generar un hueco en la mama, lo cual no sucede cuando la realiza un profesional entrenado y experimentado en esta técnica”.
La biopsia del ganglio centinela (BGC) y el flamante descubrimiento, a partir de una investigación liderada por la doctora Morrow, de que no es necesario el vaciamiento axilar en aquellas pacientes que van a recibir radioterapia, consisten en dos grandes avances tendientes a reducir las indicaciones quirúrgicas en el tratamiento del cáncer de mama. La cirujana, quien desarrolló esta novedosa técnica durante el Congreso en una Conferencia titulada “Optimizando el manejo de la axila”, explica: “Cuando se van de la mama, las células cancerígenas se dirigen en primer lugar a los ganglios linfáticos. Por ello, durante mucho tiempo, el vaciamiento axilar (linfadenectomía axilar) fue un procedimiento estándar, muy efectivo para controlar el cáncer en esta área, aunque tiene efectos secundarios considerables, como el linfedema braquial o la inflamación del brazo. La biopsia del ganglio centinela (BGC) nos permite hoy detectar y analizar cuáles son los primeros ganglios linfáticos que resultan afectados en caso de que el cáncer se expanda desde la mama, los llamados ganglios centinelas; si éstos dan negativo, tenemos una seguridad de más del 95% de que no hay células cancerígenas en el resto de los ganglios linfáticos axilares, evitando así la disección axilar.”
Luego de 10 años de haber comenzado con el ensayo clínico llamado Z0011, en el que participaron mujeres a las que se les habían detectado ganglios linfáticos axilares comprometidos y se les designó de manera aleatoria la extirpación o no de estos ganglios, se obtuvo que los índices de supervivencia no muestran diferencia entre ambos casos. “En el hospital donde trabajo 800 mujeres consecutivas fueron tratadas sin que se les sacaran todos los ganglios linfáticos axilares, y los resultados son exactamente los mismos, el riesgo de que el cáncer vuelva a la axila es muy bajo (1,2%). Esto es un gran cambio en prácticas quirúrgicas”, destaca la doctora.
Este descubrimiento que ha revolucionado el campo de la cirugía ya se adoptó de manera amplia en Estados Unidos, y los mastólogos argentinos incorporan cada vez más esta técnica en sus prácticas, gracias a la formación constante que se ofrece desde la Sociedad Argentina de Mastología. “Llegamos a una época interesante en cirugía de cáncer de mama, donde algunas mujeres pueden pasar por una muy pequeña cirugía conservadora, sin tener que extirparse la mama completa, y además tener un riesgo muy bajo de requerir vaciamiento de los ganglios linfáticos. Estos avances son parte de lo que llamamos la personalización de tratamientos de acuerdo a la enfermedad de cada paciente”, profundiza la cirujana.
La quimioterapia es difícil de sobrellevar para las pacientes, especialmente cuando los efectos secundarios son más agresivos: “El 80% de los casos de cáncer de mama tienen receptor de estrógeno positivo (ER+), y la mayoría de estas pacientes no se benefician de la quimioterapia. Entonces, para poder identificar mejor en qué casos este tratamiento es recomendable, realizamos una investigación con pacientes ER+, de las cuales el 50% recibió terapia hormonal y la otra mitad combinó hormonoterapia con quimioterapia. Los resultados concluyeron que la sobrevida libre de enfermedad es de sólo un 5% a favor de la quimioterapia. Es decir, cada 100 mujeres, tratábamos innecesariamente a 95 con quimioterapia porque no podíamos detectar a esas cinco que sí resultan beneficiadas con este esquema terapeútico”, relata Morrow.
En las investigaciones tendientes a establecer un método que permita identificar los casos que requieren quimioterapia y diferenciar aquellos que pueden evitarla, los científicos concluyeron en que los factores que se detectaban al mirar el cáncer bajo el microscopio y por los cuales se guiaban para indicar los tratamientos - por ejemplo, el tamaño y grado del tumor, el área afectada - e incluso la edad de la mujer como criterio para indicar el tratamiento, no eran efectivos. Este descubrimiento llevó al desarrollo de los test genómicos, que aportan información que los factores clínicos y patológicos no revelan. “Las plataformas genómicas brindan información al mirar al cáncer individual de una persona, la biología tumoral particular (ARN). Cada vez más estamos tomando decisiones basadas en esta información sobre las características genómicas del tumor, y ya no en factores como qué tan grande es el tumor o si está en los ganglios”, reconoce la doctora y agrega: “El test de 21 genes analiza el tumor y brinda un puntaje (Oncotype score) que fue incorporado a las guías internacionales de práctica clínica y diagnóstico, ya que estos resultados son más confiables  al momento de evaluar el esquema terapéutico, en lugar de basarse sólo en los estadios del cáncer de mama.”
“Con un Oncotype score menor a 18 (puntaje bajo), la predicción es que la paciente tendrá poca o ningún beneficio de la quimioterapia: se estima que alrededor de un 30% de los casos del cáncer de mama más frecuente (ER+ y HER-) podrían evitar la quimioterapia gracias a las plataformas genómicas. Por otro lado, este test también permite identificar aquellos tumores que requieren un tratamiento más agresivo -  Oncotype score mayor 30 -, de manera más efectiva, y asegurarnos así que cada pacientes realice la terapia que necesita: se estima que un 18% de los casos con un resultado alto van a sobrevivir el cáncer de mama si se realizan quimioterapia”, detalla Mónica Morrow y ejemplifica: “Años atrás le indicábamos quimioterapia a las mujeres que tenían cáncer en sus ganglios linfáticos, y no se le realizaba a aquellas que no los tenían comprometidos; pero luego descubrimos que aunque la paciente no desarrollara cáncer en sus ganglios, podía igual tener un cáncer agresivo”.
El test genómico, asimismo, permite pronosticar el riesgo individual de reincidencia del cáncer a 10 años en cada paciente: los resultados bajos (menores a 11) tienen un mejor pronóstico de sobrevida libre de enfermedad.
Es importante no confundir el test genómico (Oncotype) con los estudios genéticos: los primeros permiten analizar la biología individual de los tumores en pacientes con el más frecuente tipo de cáncer de mama (ER+ y HER2-) que afecta a más del 80% de los casos diagnosticados; mientras que los segundos permiten detectar en un muy pequeño subgrupo de pacientes (menos de un 10% de los casos de cáncer son hereditarios) las mutaciones en los genes BRCA 1 y 2 u otros genes de alto impacto, para diagnosticar la predisposición de estas mujeres a desarrollar cáncer de mama por haber heredado alguna característica genética de alguno de sus padres que las predispone a desarrollar la enfermedad.
Para concluir, la cirujana subraya: “Aún hay muchas mujeres con miedo al cáncer de mama, que lo consideran una sentencia de muerte, o relacionan los tratamientos con sentimientos de mutilación. Pero en los últimos 15 años especialmente, la terapéutica realmente ha avanzado: contamos con más alternativas y menos efectos secundarios. Por eso ¡no deben temer a los controles! Realicen la mamografía anual a partir de los 40 años y en caso de detectar un nódulo o un signo de alarma en las mamas, consulten rápidamente al mastólogo. Cuanto más temprano es el diagnóstico, menos cirugía y tratamientos requiere.”

Asesoramiento: Dra. Monica Morrow, oncóloga especialista en el tratamiento del cáncer de mama - Jefe del Breast Surgery del Memorial Sloan-Kettering Cancer Center (New York, EEUU).

lunes, 4 de septiembre de 2017

Los mensajes emocionales del rostro

lunes, 4 de septiembre de 2017 - 0 Comments

Necochea
Mauricio de Maio es un profesional brasilero con más de 24 años de experiencia en tratamientos con rellenos faciales y toxina botulínica tipo A, que en 2015 revolucionó la Medicina Estética con los MeDical Codes (MD Codes), un novedoso sistema de códigos que establece los puntos de inyección de cada área del rostro, define las técnicas de aplicación, el tipo de producto y la dosis adecuada, además de señalar las zonas que requieren mayor precaución para evitar complicaciones.
Más de 400 médicos, cirujanos plásticos, dermatólogos y médicos estéticos de nuestro país participaron de la segunda etapa del Programa de entrenamiento “MD Codes Visionary”, que tuvo lugar en el Buenos Aires Design.
Los MD Codes son, en primer lugar, una guía para que el profesional sistematice su práctica. Fueron desarrollados como un lenguaje en Medicina Estética, para ayudar a los especialistas a leer de manera correcta el mensaje del rostro e indicar el mejor tratamiento posible para cada individuo. “Los médicos más jóvenes se ven beneficiados con los MD Codes ya que los orienta y despeja dudas habituales al momento de aplicar los rellenos inyectables de ácido hialurónico; y aquellos especialistas con años de experiencia descubren un método que les permite adquirir una ´caligrafía´ más sofisticada, una técnica mucho más reflexiva que se traduce en el éxito de los resultados”, explica de Maio.
Sin embargo, los alcances de este nuevo método van más allá de la técnica de inyección, ya que tanto el diagnóstico como la indicación de los tratamientos se ven transformadas radicalmente a partir de la perspectiva propuesta por los MD Codes.
En este sentido, una de los cambios fundamentales que propone de Maio es modificar la manera de entrevistar a los pacientes. El especialista reconoce que una de las razones por las cuales éstos no quedan satisfechos con los tratamientos tiene que ver con la falta de comprensión del médico, por ello la metodología al momento de la consulta debe ir más allá de lo que el paciente quiere, para comprender lo que éste siente y así poder establecer el procedimiento que necesita.
Al inicio de la consulta, el profesional pregunta: “¿Qué es lo que más te molesta de tu rostro?”, y frente al espejo hombres y mujeres suelen señalar arrugas, ojeras y surcos que a medida que pasan los años se vuelven más evidentes: líneas de marioneta, patas de gallo, el “código de barras”, entrecejo… Sin embargo, de Maio considera que cuestionar únicamente sobre áreas del rostro es una debilidad de la entrevista ya que no permite conocer los sentimientos de los pacientes. Por ello, ofrecerá ocho tarjetas con distintos “atributos emocionales” para que éstos elijan aquellos tres que les gustaría mejorar: “Es importante limitar a no más de tres la elección del paciente. De este modo, podemos establecer prioridades, con objetivos realistas, y planificar el tratamiento para lograr mejores resultados”, enfatiza el especialista en Cirugía Plástica.
Las emociones, entonces, son el puente entre la demanda del paciente y la perspectiva del experto, ya que ambos dejan enfocarse en los síntomas –el surco nasogeniano, las patas de gallo, etc. – y pasan a considerar los atributos emocionales que estos signos transmiten.
“El rostro comunica emociones que pueden ser positivas o negativas. Lo que permiten los códigos es detectar aquellas áreas vinculadas a estos atributos emocionales e identificar el tratamiento y la técnica correcta para obtener resultados efectivos que satisfagan las expectativas del paciente”, desarrolla el cirujano plástica y continúa: “Los especialistas debemos ayudar al paciente a reconocer estos mensajes e idear juntos un plan de tratamiento que permita debilitar los mensajes negativos y reforzar los positivos, como juventud, atracción, femineidad, etc.”, desarrolla de Maio.
Los atributos emocionales que reconocen los MD Codes se dividen en positivos y negativos, según el mensaje que transmiten y la acción terapéutica buscada - reforzar (+) o debilitar (-) dichos atributos-. Los primeros consisten en atracción, juventud, delgadez y femineidad/masculinidad; mientras que los segundos son cansancio, tristeza, enojo y flacidez.
La gran innovación de MD Codes Visionary está en identificar la combinación de códigos para tratar áreas del rostro que están directamente ligadas a emociones específicas, y de esta manera, definir el procedimiento y las técnicas más adecuadas para promover resultados más eficaces.
El especialista destaca que, al momento de planificar el tratamiento, debemos iniciar con aquellos procedimientos que permiten debilitar los atributos negativos, para luego reforzar aquellos positivos: “El primer paso es ´limpiar´ la cara, para que deje de transmitir mensajes negativos, como cansancio o enojo. Luego, sí avanzamos en la búsqueda de aquellos atributos positivos deseados: mayor atracción, juventud, etc. Es importantísima esta jerarquía de los procedimientos, porque si no tendríamos como resultado la apariencia de un ´joven cansado´, antes que un rostro rejuvenecido y fresco”, ejemplifica de Maio.
Un tratamiento planificado permite organizar el orden de los procedimientos, priorizando aquellos de mayor impacto frente a los que se consideran “de refinamiento”. En este punto el especialista sostiene que “es fundamental que el médico, desde su perspectiva en tanto experto, pueda explicar de manera clara la estrategia de tratamiento a los pacientes y los objetivos que se logran al inyectar las distintas áreas. La mirada tridimensional que proponen los MD Codes consiste en comprender que ciertas zonas del rostro mejoran cuando tratamos otras cercanas, por ello es fundamental que el profesional pueda demostrarle al paciente cómo un tratamiento integral del rostro genera mejores resultados.”
La expertisse del profesional es el gran diferenciador en tanto es éste quien puede determinar cuál es el tratamiento que el paciente necesita, en función de los resultados que se desean obtener: “Hay que cambiar el foco de lo que quiere el paciente – que suele reducirse a eliminar síntomas- y tratar de comprender lo que éste siente, ayudarlo a reconocer las señales faciales que transmite y analizar cuáles son los mensajes que desea que comunicar.”
Los atributos emocionales que cada persona desea debilitar o reforzar tienen que ver, por supuesto, con la trayectoria personal de cada individuo, sus ámbitos laborales y sociales, entre otros factores. Pero sin dudas son grandes las ventajas que un mensaje facial positivo puede conllevar en nuestras relaciones personales y profesionales. “No buscamos corregir líneas, sino que debemos enfocarnos en los mensajes emocionales del rostro; tratar emociones antes que arrugas. El objetivo es que estos mensajes reflejen los sentimientos internos de las personas, que muchas veces no se condicen con la imagen que devuelve el espejo. ¿Cuántas veces nos han peguntado qué nos pasa o si dormimos bien, cuando en realidad estamos descansados? ¡Aquí están actuando las señales faciales!”, dice de Maio.
Los tratamientos con rellenos inyectables de ácido hialurónico no requieren cirugía ni tienen downtime, y tampoco dejan cicatrices. Sus efectos son temporales, si bien su duración suele superar los 18 meses, y los procedimientos se realizan en consultorio, en sesiones de pocos minutos. “Un Plan inicia con los tratamientos que afectan a la estructura del rostro, luego al contorno y por último atendemos aquellos aspectos de refinamiento, como pueden ser las arrugas conocidas como ‘código de barras’. Es decir, no tenemos que tratar en primera instancia los síntomas del envejecimiento sino intervenir en aquellos procesos indirectos que generan dichos signos”, detalla el profesional.
Para concluir, de Maio destaca: “Es importante contemporizar nuestra apariencia con la esperanza de vida que continúa en aumento alrededor del mundo: cada vez vivimos más años, y estamos aptos y deseosos de mantener una vida social y cultural activa a edades más avanzadas.”

miércoles, 16 de agosto de 2017

Cómo la dieta de Okinawa puede ayudarte a vivir más allá de los 100 años

miércoles, 16 de agosto de 2017 - 0 Comments

La gastronomía japonesa es considerada una de las más saludables del mundo. Es la razón por la que los habitantes de la isla de Okinawa, al sur de Japón, son conocidos como “los centenarios”, por su impresionante longevidad. Es que muchos de los 1,3 millones de habitantes de la isla pasan cómodamente los cien años.
La isla es considerada el lugar del planeta donde habitan la mayor cantidad de personas que superan los 100 años en el mundo, mientras que Japón tiene la expectativa de vida más alta del mundo: 83,84 años. Este fenómeno fue estudiado por diversos especialistas, quienes llegaron a la conclusión que se debe a la dieta del país, rica en pescados, mariscos, vegetales y algas marinas, cocidas en sopas, guisos y sobre todo el producto más emblemático del Japón: el sushi.
Puntualmente en Okinawa, la dieta consta de al menos tres porciones de pescado a la semana, una cantidad importante de granos integrales, vegetales, soja, tofu y el alga marina (nori) con el que se envuelve algunas variantes de sushi. Otra parte importante de la gastronomía de la isla son los calamares y el pulpo, productos conocidos por su alto contenido de taurina. Se trata de una dieta increíblemente rica en ácidos grasos muy beneficiosos para la salud, además de fibras esenciales para el organismo.

¿Cómo consumirlos en Argentina?
Si bien es complicado conseguir algunos de los ingredientes de la dieta de Okinawa en Argentina, la gastronomía japonesa está cobrando un importante impulso en nuestro país. Hoy en día se puede conseguir un delivery de sushi en gran parte de Argentina, gracias a la vertiginosa popularidad que cobró el producto en nuestra cultura.
Además de esta forma de incorporar productos marinos a nuestra dieta, también podemos utilizar el alga nori como condimento de guisos, sopas e incluso usarla para sazonar ensaladas, mezclándola con algo de vinagre, sal y pimienta. Este producto es fundamental ya que incluye yodo, un elemento vital para regular la presión sanguínea y mejorar la circulación.
El tofu, también conocido como “queso de soja”, es un alimento muy rico en proteínas de origen vegetal, sin leche ni grasas saturadas. Es una buena forma de conseguir energía saludable, evitando los efectos secundarios de las grasas animales. Además, el producto contiene ocho de los aminoácidos esenciales para el normal funcionamiento de nuestro organismo, pero también minerales como el selenio, fósforo y manganeso. Es también una excelente fuente de magnesio, cobre, zinc y vitamina B1.
El wasabi, una raíz picante de color verde, se usa para acompañar el sushi, pero se consigue en las dietéticas y puede hidratarse usando una pequeña cantidad de agua. Es ideal para los que les gusta el picante, ya que a diferencia del ají, ayuda a descongestionar las fosas nasales (previniendo la sinusitis) y además es muy bueno para el sistema digestivo. Por otra parte, un gramo del producto contiene una importante cantidad de vitamina C, indispensable para prevenir resfríos y otras enfermedades.

lunes, 31 de julio de 2017

Una píldora para eliminar las canas

lunes, 31 de julio de 2017 - 0 Comments

Canas
Las canas, esa situación capilar que aparece con la edad, o en algunos casos en la juventud, parecería tener una solución. La misma, vale aclarar, no habría sido buscada, sino que fue un mero accidente. Mientras investigadores de la Universidad de Barcelona se encontraban buscando tratamientos para distintos tipo de cáncer, se toparon con algo inesperado y sin relación a su objetivo.
Al probar uno de los medicamentos en los pacientes, los mismos recuperaban la pigmentación en sus cabellos. En concreto, 14 personas con cáncer de pulmón de las de las 52 que participaron en el estudio vieron cómo el cabello se les oscurecía "significativamente”.
El estudio que inició en mayo de 2016, y trataba de investigar nuevos fármacos de inmunoterapia, los cuales estimulan las defensas del cuerpo, publicó su hallazgo recientemente.
De todas formas, la doctora que lidera la investigación, Nora Rivera, sostuvo a medios locales que la "sorpresa” todavía necesita un "análisis profundo” y aclaró que es "demasiado pronto para sugerir que podrían conducir a nuevos tratamientos para las canas”.

miércoles, 19 de abril de 2017

Sacan del mercado lote de Novalgina

miércoles, 19 de abril de 2017 - 0 Comments

Novalgina
Un lote del reconocido analgésico y antipirético Novalgina en jarabe fue retirado de las farmacias, luego de que la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) detectara que no cumplía con la normativa.
De esta forma, el laboratorio Sanofi Aventis Argentina, fabricante del remedio, inició la quita del mercado del lote 1B649M con vencimiento 12/2018, según informó la ANMAT.
"La medida fue adoptada luego de detectarse que el lote mencionado no cumple con el recuento de microorganismos establecido para el producto", sostuvo el organismo que controla los medicamentos.
"Esta Administración Nacional se encuentra realizando el seguimiento del retiro del mercado y recomienda a la población que se abstenga de consumir las unidades correspondientes al lote", pidió.

jueves, 6 de abril de 2017

Implantes mamarios: ¿Pueden causar cáncer?

jueves, 6 de abril de 2017 - 0 Comments

Implantes mamarios
En respuesta a estudios difundidos que analizan la relación entre implantes mamarios y un raro tipo de cáncer, especialistas de la Sociedad Argentina de Mastología despejan dudas.
La cirugía de aumento mamaria es uno de los procedimientos más realizados por las mujeres en el mundo: según las estadísticas más recientes de la American Society for Aesthetic Plastic Surgery (ASAPS), es el segundo tratamiento quirúrgico más elegido, detrás de la liposucción, y sólo en EE.UU. durante 2016 se realizaron 310.444 operaciones.
Esta tendencia, que también se refleja en nuestro país, explica el gran nivel de preocupación que se suscita en la población cuando se publican informes que asocian el uso de implantes mamarios con el riesgo de desarrollar cáncer, tal como sucedió hace pocos días: “Se difundieron estudios que analizan una posible asociación entre implantes mamarios y los Linfomas Anaplásticos de Células Grandes (ALCL). En primer lugar, y para traer tranquilidad a todas aquellas mujeres que se han sometido a este procedimiento -ya sea con fines cosméticos o reconstructivos- lo fundamental es saber que esta rara variedad de linfoma (ALCL) asociado a implantes mamarios es una neoplasia estadísticamente de extremada baja frecuencia en la actualidad (0.0003%), habiéndose publicado a la fecha en todo el mundo aproximadamente 359 reporte de casos. En nuestro país hay sólo uno reportado con diagnóstico y otro en reciente estudio para su confirmación”, explica el Vicepresidente de la Sociedad Argentina de Mastología (SAM) y especialista en Cirugía Plástica, doctor Eduardo González.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el linfoma anaplásico no es un cáncer de mama o del tejido mamario sino un tumor del sistema linfático pero que en muy raras circunstancias en presencia de implantes mamarios puede desarrollarse adyacente al implante en el tejido que lo rodea. “Las evidencias reales derivadas de la literatura científica no permiten establecer ninguna asociación estadísticamente significativa entre el desarrollo de BI-ALCL y cualquier característica de implante, del paciente o de la cirugía. Es decir, esta situación no está claramente asociada a ningún implante en particular de acuerdo a los reportes de casos que siempre fueron o de situaciones aisladas o de pocas pacientes, y tampoco se registra evidencia cierta de la influencia que la superficie del implante (rugosa o lisa) o el contenido (gel de silicona o solución salina) tienen sobre esta patología”, detalla el mastólogo y agrega: “Linfomas similares han sido reportados también en los tejidos que rodean a implantes dentarios y marcapasos.”
María Cecilia Foncuberta, médica hematóloga del Instituto Alexander Fleming, coincide con el doctor González en que “la probabilidad de desarrollo de un linfoma anaplásico de células grandes en pacientes que han recibido un implante mamario es extremadamente baja, 1 caso cada 500.000 - 3.000.000. Los linfomas son tumores de los ganglios linfáticos y en algunos casos pueden desarrollarse en otras localizaciones, pero tal como afirma la FDA (Food and Drug Administration) el riesgo absoluto de desarrollo de este linfoma de la mama resulta extremadamente bajo por lo que no deberían generar temores en relación al procedimiento de colocación de implantes mamarios, ya sea con fines reconstructivos o cosméticos.”
Los especialistas recuerdan que para poder detectar esta enfermedad de manera temprana, cuando es de muy buena evolución y pronóstico con el tratamiento adecuado, es indispensable que las mujeres realicen sus controles de manera periódica: “A pesar del bajo riesgo, las pacientes con prótesis deben seguir su rutina de controles clínicos mamarios con el mastólogo y realizarse los estudios habituales (mamografía, ecografía, resonancia magnética) al igual que aquellas que no tienen implantes, y en caso de síntomas como hinchazón, formación de líquido (seroma) o alteración brusca de la forma y/o el tamaño, consultar inmediatamente al profesional para descartar la afección”, recomienda González.
En el párrafo final de su último reporte (Joint ASPS & ASAPS Statement on Breast Implant-Associated ALCL) la FDA y el Instituto de Medicina de Estado Unidos (OIM) ratifican que “los implantes mamarios no afectan la salud de las mamas ni causan cáncer de mama y la evidencia científica continúa apoyando que las prótesis autorizadas por la FDA tienen una razonable seguridad y eficacia en sus objetivos cosméticos o reconstructivos”. En línea con estas conclusiones, los especialistas enfatizan la importancia de los controles mamarios de rutina y buscan tranquilizar a todas aquellas mujeres y sus familias sobre la seguridad de estas cirugías: “Siempre que se realicen por profesionales médico certificados, en espacios habilitados para tal fin que garanticen la higiene y seguridad requerida para este tipo de procedimientos quirúrgicos, y con productos de calidad aprobados por ANMAT y FDA, las mujeres no deben preocuparse, sino ocuparse de su salud mamaria, visitando periódicamente al mastólogo”, afirma el profesional.

Asesoramiento:
Dr. Eduardo González – MN 52526 – Vicepresidente de la Sociedad Argentina de Mastología – Jefe Departamento de Mastología – Instituto de Oncología "Angel H. Roffo" (Universidad de Buenos Aires).
Dra. María Cecilia Foncuberta – MN 69815 – Medica Hematóloga – Servicio de Hematología Instituto Alexander Fleming.

martes, 14 de febrero de 2017

Combatir el cáncer con calidad de vida

martes, 14 de febrero de 2017 - 0 Comments

Cáncer de mama
En nuestro país, el cáncer de mama continúa siendo el tumor maligno más frecuente en la mujer, con aproximadamente 19 mil nuevos casos al año: esto significa que una de cada ocho mujeres lo tuvo, lo tiene o lo tendrá.
Además de la importancia del diagnostico precoz para detectar la enfermedad en los estadios iniciales, cuando el índice de sobrevida libre de enfermedad es cercano al 98% de los casos, el paradigma terapéutico del cáncer de mama busca tratar la enfermedad de manera integral, entendiendo que no sólo tiene efectos físicos, sino que también afecta al autoestima de las pacientes, sus relaciones sociales y laboral, y sobre todo a la propia imagen corporal.
En este sentido, la sanción de la Ley 26.872 en 2013 que establece el derecho que posee toda mujer a una reconstrucción mamaria postmastectomía, es un paso fundamental en el tratamiento del cáncer de mama, entendiendo que éste no sólo consiste en combatir las células cancerígenas sino también en preservar la calidad de vida de las pacientes.
"Tener la posibilidad de reconstruir las mamas me ayudó a tomar la decisión de someterme a la mastectomía. Si no, creo que no lo hubiese hecho", afirma Carolina Falcone, quien fue diagnosticada de cáncer de mama a los 31 años, cuando regresó de su Luna de Miel.
La mastectomía consiste en la extirpación completa de la glándula mamaria como parte del tratamiento del cáncer de mama. Puede realizarse con fines curativos o con el objetivo de prevenir la aparición de la enfermedad en aquellas mujeres que, según sus antecedentes familiares y en los casos menos frecuentes de cáncer hereditario, tienen un alto riesgo de padecerla. "En la actualidad, más del 70% de las pacientes reciben un tratamiento conservador de la mama, pero aún es necesario en el resto de los casos indicar una mastectomía, un procedimiento que vulnera el aspecto físico de la persona", explica el especialista Eduardo González, vicepresidente de la Sociedad Argentina de Mastología.
A la hora de hacer frente al tratamiento del cáncer de mama y las agresivas alteraciones de la imagen corporal que conlleva, es fundamental el acompañamiento psico-oncológico de las pacientes: "La mastectomía es una experiencia traumática para la mujer. Un grupo importante de pacientes sufre sentimientos de mutilación, pérdida de la sensación de feminidad, disminución de la autoestima, depresión, miedo a la recurrencia y abandono", menciona Diana Bequelman, psico-oncóloga del Instituto de Oncología "Angel H. Roffo", y agrega: "Es necesario elaborar las pérdidas previas y actuales relacionadas con la enfermedad para, de esta forma, favorecer y fortalecer la adaptación a la cirugía y a los cambios que ésta enlaza, resaltando la calidad de vida de las pacientes".

La cirugía reconstructiva, un aliado en la contenciónMarisa Andino es periodista y conductora de televisión. Meses atrás dio a conocer públicamente como fue su experiencia al momento de afrontar un cáncer de mama, el tratamiento al cual se sometió y la importancia de la detección temprana para combatir la enfermedad. "Cuando el mastólogo me informó el resultado de la biopsia, la primera sensación fue la de recibir un balde de agua fría sobre mi cabeza que hizo que por unos segundos el tiempo se detuviera y pensara inmediatamente en mis hijos. La zozobra y la inquietud que generó la noticia rápidamente fueron mitigadas por la gran contención y profesionalismo de mi médico, quien me explicó en qué consistía la cirugía y todo lo referente a la reconstrucción mamaria", recuerda Marisa y detalla: "Me hicieron una adenomastectomía (mastectomía en la cual se preservan la aréola y el pezón) con la reconstrucción inmediata de la mama mediante la colocación de un implante anatómico. La recuperación posoperatoria fue rápida y satisfactoria, con el agregado de un excelente resultado estético. Gracias a ello, en ningún momento sentí menoscabada mi condición femenina o mi sexualidad".
La cirugía reconstructiva permite reparar los efectos indeseados de la mastectomía, y sirve de contención para las pacientes sometidas a este procedimiento. "Los avances científicos, el acompañamiento del profesional médico y las múltiples opciones de tratamiento y reconstrucción mamaria, son hoy nuestro mejor aliado para detener la enfermedad y mejorar la calidad de vida de los pacientes", afirma el Dr. González y agrega: "Se puede reconstruir por completo una mama y borrar las secuelas de una mastectomía con múltiples técnicas bien desarrolladas en manos de profesionales entrenados e informados en el manejo de este tópico".
"El miedo del cáncer de mama no se te va nunca de la cabeza, por eso cuando me realizaron la mastectomía me dio la tranquilidad física y emocional de saber que hice todo para que no me vuelva a pasar. Además, yo estaba recién casada y con el deseo de comenzar a agrandar la familia, y los tratamientos alternativos que había evaluado con los médicos implicaban continuar postergando este proyecto", relata Carolina y continúa: "Si bien los especialistas me advirtieron que probablemente no iba a poder amamantar luego de la cirugía, mi prioridad era ser una mamá sana, poder transitar ese momento de manera plena".
Carolina, al igual que Marisa, realizó la reconstrucción mamaria de manera inmediata, es decir, en la misma operación: "La mastectomía es una mutilación, y para mí, no realizar la reconstrucción era como llevar un cartel que diga 'tuve cáncer', de sentir todos los días la enfermedad. La mirada del Otro es fuerte… En pareja, es difícil verse y que te vean así; la reinserción laboral es más dura cuando la gente te ve y te pregunta. La cirugía reparadora me dio la posibilidad de recordar la enfermedad de otro modo", cuenta.
La reconstrucción mamaria es una práctica extendida en los hospitales públicos, y las empresas de medicina prepaga y obras sociales deben cubrir esta intervención quirúrgica desde que, en 2013, la ley 26.872 garantizó el derecho de las pacientes a dicho tratamiento: "La cirugía reconstructiva se considera el proceso de restitución de la imagen corporal y del bienestar psicológico de las estas mujeres, es una parte fundamental en el tratamiento del cáncer de mama", menciona la psico-oncóloga. "Los porcentajes de reconstrucción mamaria son superiores al 75% de las pacientes con indicación correcta del procedimiento, y siguen en aumento", agrega el Dr. González, quien se desempeña desde hace más de 30 años en el Departamento de Mastología del Hospital de Oncología Instituto H. Roffo.
"Cuando recibí el diagnóstico, una pregunta resonaba en forma constante en mi cabeza: '¿Por qué a mí?'. Sin embargo, después de la cirugía y de haber retomado mis actividades diarias, con la enorme tranquilidad de haber superado la enfermedad, ese pensamiento inicial se transformó de un 'por qué a mí' a un 'para qué a mí'. A partir de esta experiencia, modifiqué mis conductas, empecé a quererme mucho más y comencé a valorar lo importante de la vida, ¡qué no son otra cosa que los afectos!", concluye Marisa, instando a las mujeres para que no dejen de realizar los controles mamarios anuales: "El cáncer diagnosticado a tiempo se cura y la intervención de médicos idóneos hace que ese trance sea eficiente y mucho más llevadero".

AsesoramientoDr. Eduardo González - MN 52526 - Vicepresidente de la Sociedad Argentina de Mastología.
Jefe Departamento de Mastología -Instituto de Oncología "Angel H. Roffo" (Universidad de Buenos Aires).
Dra. Diana Bequelman - Psicooncóloga Instituto de Oncología "Angel H. Roffo" (Universidad de Buenos Aires).

TestimoniosCarolina Falcone - Paciente.
Marisa Andino - Paciente.

lunes, 14 de noviembre de 2016

Google se suma al Día Mundial de la Diabetes

lunes, 14 de noviembre de 2016 - 0 Comments

Doodle
Frederick Grant Banting fue un médico e investigador canadiense que junto a Charles Best descubrió la hormona insulina. Por esto es que Google celebra el 125 aniversario de su cumpleaños con un doodle.
En la página principal del buscador se aprecia un doodle en el que el rostro de Frederick Grant Banting está dibujado junto a una botella de insulina.
Frederick Grant Banting estudió la diabetes mellitus en la Universidad de Toronto junto a Charles Herbert Best, utilizando perros para sus experimentos. Un año después lograron obtener extractos de insulina, que purificaron con la ayuda del químico J.B. Collip. Grant Banting recibió en 1923 el Premio Nobel de Fisiología y Medicina por este descubrimiento.
El 14 de noviembre también se celebra el Día Mundial de la Diabetes para crear conciencia sobre esta enfermedad. Esta fecha fue instaurada en 1991 por la Organización Mundial de la Salud y la Federación Internacional de Diabetes, como respuesta a la alarmante aumento de casos en el mundo.

jueves, 20 de octubre de 2016

Prevención del cáncer de mama, más allá de los mitos

jueves, 20 de octubre de 2016 - 0 Comments

Cáncer de mama
En el marco del Mes de Concientización sobre el tumor que afecta a 1 de cada 8 mujeres, una especialista en Mastología explica cómo podemos reducir el riesgo de contraer la enfermedad.
El cáncer de mama es el tumor más frecuente en la mujer: en Argentina se detectan entre 15.000 a 20.000 nuevos casos por año, en la mayoría de ellos en estadios avanzados. Se calcula que 1 de cada 8 mujeres que hayan alcanzado la edad de 80 años habrá desarrollado la enfermedad en algún momento de su vida, y al no contar con vacunas que permitan evitar la patología (prevención primaria), la detección precoz es el método preventivo más eficaz para combatirla (prevención secundaria).
La doctora María Eugenia Azar, miembro de la Sociedad Argentina de Mastología, explica que “en general, el cáncer de mama es asintomático en sus estadios iniciales - salvo pocas excepciones, no duele ni suele presentar síntomas visibles que alerten del desarrollo de la enfermedad- por ello es fundamental realizarse los controles mamarios anuales para detectar el cáncer de manera temprana, cuando las posibilidades de curación son mayores y se aseguran mejores resultados estéticos.”
En nuestro país, el Consenso Nacional Inter-Sociedades – incluye a las Sociedades Argentinas de Medicina, Mastología, Radiología, Cancerología, entre otras- estableció la recomendación de que las mujeres asintomáticas y sin antecedentes familiares de cáncer de mama, se realicen una mamografía por año a partir de los 40 años, ya que esta herramienta de diagnóstico por imágenes se considera la más idónea para la detección temprana del cáncer del mama. Al respecto, la mastóloga destaca: “La mamografía permite adelantarnos muchos años al diagnostico del cáncer, ya que podemos detectar el tumor en sus estadios iniciales, antes de que sea palpable o presente algún síntoma. No debe obviarse ni ser reemplazada por la ecografía o el autoexamen, que son estudios complementarios para ayudar a un diagnóstico temprano, pero en ningún caso sustituyen la mamografía.”
La SAM, a su vez, recomienda una mamografía de base a los 35 años en pacientes asintomáticas, y en caso de tener antecedentes familiares, el primer control debe hacerse 10 años antes de la edad en que el familiar tuvo cáncer de mama: “El principal factor de riesgo para desarrollar la enfermedad es ser mujer y cumplir años, por ello se recomienda la primera consulta en mujeres con estudios clínicos normales y sin síntomas a los 35 años, momento a partir del cual la incidencia de la enfermedad es mayor. Además, el riesgo aumenta cuando hay fuertes antecedentes familiares con cáncer de mama y ovario, por ello los controles en estas pacientes deben iniciarse antes”, desarrolla la especialista y agrega: “Sexo, edad y antecedentes familiares de la enfermedad son factores de riesgo que no podemos evitar, por eso se los llama no modificables, pero existen medidas higiénico-dietéticas que podemos incorporar para reducir el riesgo de cáncer de mama: hacer actividad física regularmente, llevar una alimentación pobre en grasas y bajo contenido de alcohol, y mantenerse con un peso adecuado. Dado que uno de los principales factores de riesgo del cáncer de mama en la postmenopausia es la obesidad, estos hábitos son muy importantes. Por otro lado, si bien el hábito de fumar no está directamente relacionado con el cáncer de mama, se sabe que las fumadoras con cáncer de mama tienen peor pronóstico que las no fumadoras.”
Alrededor de la enfermedad circulan muchos mitos que, en lugar de favorecer el cuidado de la salud mamaria y los controles anuales con el mastólogo, llenan de temores a las mujeres y las alejan de la consulta: “No concurrir al médico porque ‘una no se toca nada’ no es aconsejable, por el contrario: la detección precoz consiste, justamente, en detectar el cáncer antes de que sea palpable. Aquí es importante aclarar que, si bien el autoexamen sirve para que la mujer conozca sus mamas y pueda registrar si aparece algo diferente, esta técnica no reduce la mortalidad por cáncer ya que no permite el diagnóstico temprano de la enfermedad. Sólo el examen efectuado por un especialista y los estudios pertinentes –principalmente la mamografía - permitirán un diagnostico oportuno, en los estadios iniciales del tumor”, dice la doctora Azar y continúa: “El mito de que la mamografía puede provocar cáncer es falso, la dosis de radiación que se recibe es muy baja por lo que no existe ningún riesgo de toxicidad cuando se realizan este estudio.”
Para prevenir el cáncer de mama, entonces, la mamografía de base a los 35 años y anual a partir de los 40 es la recomendación que la SAM realiza a todas las mujeres asintomáticas, además de incorporar hábitos saludables que contribuyen a disminuir el riesgo de desarrollar al enfermedad. “Por supuesto, en caso de que la paciente detecte algún signo de alarma en las mamas -palpar un nódulo, observar un tironeamiento de la piel de la mama o del pezón, notar enrojecimiento y edema de la mama, entre otros - el control con el mastólogo debe hacerse de manera inmediata, independientemente de la edad y de la fecha de su último control”, concluye la mastóloga.

Asesoramiento: Dra. Maria Eugenia Azar – MN 80736 – Miembro de la Sociedad Argentina de Mastología – Departamento de Mastologia Instituto Ángel H Roffo.

jueves, 13 de octubre de 2016

Prevenir el cáncer de mama todo el año

jueves, 13 de octubre de 2016 - 0 Comments

Cáncer de mama
El cáncer de mama se origina cuando una célula de un conducto mamario cambia y se transforma en otra distinta, que ya no responde a los estímulos normales, comenzando a crecer y reproducirse de manera descontrolada, por lo cual se las conoce como células anárquicas. Eldoctor Ignacio Mc Lean, miembro de la Sociedad Argentina de Mastología, explica que “al dividirse sucesivamente, este grupo de células conforma un pequeño tumor que irá creciendo de manera paulatina y, si no es detenido a tiempo, puede invadir los tejidos vecinos, los ganglios linfáticos regionales y también otros órganos del cuerpo”.
Las personas que tienen mayores riesgos de desarrollar esta patología son las mujeres, de hecho, el cáncer de mama es el tumor maligno más frecuente en la mujer, y si bien puede afectar también a los hombres, la proporción es mucho menor (es cien veces más frecuente en la mujer que en el hombre). La edad también aumenta las probabilidades de tener esta enfermedad, afectando especialmente a aquellas mujeres cercanas a la menopausia, aunque en los últimos años se ha observa a nivel mundial, la detección de la patología antes de los 40 años.
Pese a que en la mayoría de las veces se desconoce la causa que provoca el desarrollo de la enfermedad, las investigaciones científicas han identificado los factores que aumentan estas probabilidades y aquellos hábitos que contribuyen a reducir el riesgo de cáncer de mama.

Factores de riesgo

Además del sexo y la edad, otro de los factores de riesgo que se denominan “no modificables” -es decir, que no podemos evitar- y aumentan las posibilidades de que se genere la enfermedad, es poseer antecedentes familiares con cáncer de mama u ovario, haber tenido anteriormente ciertas enfermedades "pre-malignas" de la mama y la exposición a tratamientos con radiaciones sobre el tórax.
El especialista Juan Luis Uriburu, quien también es miembro de la Sociedad Argentina de Mastología, explica que el llamado “cáncer genético o hereditario”, el cual ha tenido una gran difusión a partir del caso de la actriz Angelina Jolie, “es el factor de riesgo más importante, pero no el más frecuente. Esta mutación genética constituye alrededor del 5 al 8% de todos los cánceres de mama diagnosticados y puede sospechárselo cuando aparece en familias en las que padecieron la enfermedad más de un familiar de primer grado (madre, hermana, o hija), o más de dos de segundo grado (tía, abuela); a edades tempranas (menores de 45 años); en forma bilateral (afectando a las dos mamas); en miembros masculinos de la familia; o en ciertas etnias. El mastólogo, luego de evaluar la historia personal y familiar, y en caso de detectar que la paciente pueda tener este particular riesgo elevado, indicará la realización de pruebas específicas para identificar las mutaciones en genes como el BRCA 1 y BRCA 2, que puedan favorecer el desarrollo de la enfermedad”.
El doctor Mc Lean explica que “en este grupo de mujeres denominadas de alto riesgo, o posibles portadoras de un cáncer hereditario por mutaciones genéticas, se pueden utilizar diversas estrategias preventivas, como ser el uso de medicamentos como el tamoxifeno (quimioprevención) que reduce aproximadamente un 50% el riesgo de cáncer de mama; cirugías de reducción de riesgo, que logran disminuir el mismo más de un 95%; o la ooforectomía (extirpación de los ovarios), que no solo previene el cáncer de ovario sino que también disminuye el riesgo de cáncer de mama, aunque en menor medida que la mastectomía”.
Si bien, hasta el momento no existen vacunas para prevenir la patología y, como vimos, muchos de los factores de riesgo no pueden evitarse, existen otros que sí podemos controlar para reducir las posibilidades de desarrollar un cáncer de mama, como evitar el consumo desmedido de alcohol y el sobrepeso. “El ejercicio físico periódico, reducir el consumo de alcohol, incorporar frutas y verduras a la a dieta, disminuir el consumo de grasas y evitar el tabaquismo, actúan como factores protectores contra el cáncer de mama”, aconseja Uriburu.
La clave para combatir el cáncer de mama está en la prevención secundaria, es decir, aquella que busca detectar el cáncer en sus etapas iniciales - cuando el porcentaje de curación en mucho más alto-, en personas que no poseen mutaciones genéticas, ya que estos son los casos más frecuentes.
Para lograr la detección precoz del cáncer de mama, es fundamental la consulta anual con el mastólogo -médico especialista enfermedades mamarias-, para realizarse los controles correspondientes y la mamografía, que es la principal herramienta de diagnóstico temprano. “Las mujeres que no presentan ningún síntoma en las mamas y no tienen antecedentes familiares, deben efectuar una primera consulta a los 35 años, momento en el que se realiza la mamografía de base, y luego, a partir de los 40 se recomienda una mamografía mamaria anual, y en algunos casos también una ecografía, práctica que es de mucha utilidad como complemento del examen físico y de la mamografía. Aquellas mujeres que sí presentan antecedentes familiares de cáncer de mama, deben comenzar a realizar sus controles diez años más temprano que la edad a la que se enfermó el familiar. En estos casos, a la mamografía y ecografía, se les agrega una resonancia nuclear magnética mamaria, también de forma anual, y se aconseja la consulta cada 6 meses”, desarrolla Uriburu.
El autoexamen mamario es una de las técnicas de prevención más difundidas y tiene la ventaja de que las mujeres pueden realizarlo solas en la comodidad de su hogar. Sin embargo, Ignacio Mc Lean advierte que “es discutible el alcance del autoexamen mamario en tanto método de detección precoz del cáncer de mama y en ningún caso reemplaza la consulta con el especialista. Puede funcionar para concientizar sobre la importancia del control mamario. Estar atentas a sus mamas, detectar cualquier cambio o signo que les preocupe – y que puede ser el primer indicio de un tumor mamario– es una práctica útil en tanto y cuanto las mujeres, sin importar la edad, acudan inmediatamente al mastólogo”.
Entre los principales signos de alerta que deben atenderse en el autoexamen, los profesionales mencionan: palparse un nódulo o bulto, notar cierta deformación de la mama o retracción de la piel de la misma, secreción de sangre por el pezón, enrojecimiento de la mama o aparición de ganglios en las axilas”. Al respecto, Uriburu menciona: “Está demostrado que los tumores detectados por mujeres que realizan el autoexamen una vez al mes son, en promedio, de menor tamaño que aquellos descubiertos por mujeres que no lo practican o que no lo hacen con periodicidad, por lo tanto esta técnica sirve pero sólo como complemento a la visita al profesional, para controlarse durante los meses que transcurren entre una consulta y la siguiente. Cuando las lesiones ya son palpables, suelen tener al menos 1 cm de diámetro, lo cual significa que la enfermedad no se encuentra en sus estadios iniciales. Por supuesto, si notan un nódulo, es importante no perder la calma y recurrir al especialista para su estudio y control. Cuanto antes se detecte el tumor y se inicien los tratamientos, aumentan las posibilidades de curación y se aseguran mejores resultados estéticos”.

Asesoramiento:Dr. Juan Luis Uriburu – MN 72.558 – Miembro de la Sociedad Argentina de Mastología – Hospital Británico de Buenos Aires – Servicio de Patología Mamaria
Dr. Ignacio Mc Lean – MN 84905 y MP 55470 - Miembro de la Sociedad Argentina de Mastología – Director del Centro Mamario y Jefe de Cirugía Mamaria del Hospital Universitario Austral

miércoles, 21 de septiembre de 2016

¿El fin del lifting?

miércoles, 21 de septiembre de 2016 - 0 Comments

Lifting
En la última década, la gran revolución en medicina estética ha venido de la mano de los tratamientos mínimamente invasivos, que permiten retrasar e incluso reemplazar las cirugías plásticas. El desarrollo de productos cada vez más seguros y la mejora continua en aparatología, han ampliado la oferta de tratamientos con alterativas confiables y resultados sumamente satisfactorios.
Los especialistas consideran que los principales avances científicos en la materia son los que han permitido comprender de manera integral cuáles son los procesos que intervienen en el envejecimiento facial: “A principios de la década del 90 el lifting se sobreindicaba por falta de conocimiento y sobre todo por falta de alternativas, situación que ha llevado a realizar esta intervención a edades muy tempranas. Con las nuevas tecnologías mínimamente invasivas y tratamientos no quirúrgicos, en los consultorios se ha retrasado notablemente la indicación de este procedimiento: antes una mujer de 45/50 que estaba pensando en un lifting -se lo haga o no-, hoy recién lo tiene en cuenta a los 60”, explica el cirujano plástico Raúl Banegas.
Si bien genera un efecto de tensión en la piel, el lifting no devuelve el volumen y la vitalidad perdidos, ambos efectos considerados como el signo de envejecimiento más evidente: “Esta cirugía se recomienda recién cuando el balance entre piel excedente y volumen indica que es necesario tensar la piel. Si se realiza esta intervención quirúrgica sin devolver previamente el volumen y la hidratación, puede hacer incluso más notoria la falta de ellos, dejando en primer plano los rasgos óseos que resaltan por efecto de la tensión dérmica (malar hundido, mentón prominente y surcos)”, advierte Banegas. En esta línea, el también médico especialista en Cirugía Plástica Dr. Fernando Felice precisa: “El lifting continúa realizándose pero a edades cada vez más avanzadas, cuando los tejidos perdieron su lugar –están caídos, con adiposidad localizada, etc- o cuando existe mucha flacidez. Los tratamientos mínimamente invasivos permiten combatir los signos de envejecimiento retrasando el paso por el quirófano, y además de ofrecer excelentes resultados, tienen nulo o bajo downtime ya que se realizan en consultorios de manera ambulatoria, sin interrumpir las actividades de los pacientes”.
“Hoy sabemos que el primer paso para generar un verdadero rejuvenecimiento facial es la utilización de rellenos de Ácido Hialurónico que permiten reponer el volumen que se va perdiendo con el paso del tiempo”, manifiesta Banegas y agrega: “Cuando comenzó a utilizarse, el ácido hialurónico sólo se colocaba para reponer aquel que el cuerpo iba perdiendo naturalmente, ya que esta sustancia es un componente de nuestro organismo. Ahora se sabe que al aplicarlo, además del efecto de reposición inmediato que provoca en tanto voluminizador, también estimula la formación de colágeno y dispara el proceso biológico de rejuvenecimiento. Adicionalmente, gracias a su gran capacidad para retener agua, el ácido hialurónico también hidrata la piel y los tejidos, mejorando notablemente su calidad.”
Además de tratar la pérdida de volumen, un rejuvenecimiento integral del rostro requiere combatir las arrugas y líneas de expresión, que brindan un aspecto cansado al rostro. “Para una expresión renovada y distendida, se recomienda la aplicación de toxina botulínica tipo A. Esta sustancia no sólo permite tratar las arrugas dinámicas– aquellas arrugas que se forman cuando gesticulamos-, también previene la formación de estas líneas de expresión, por lo tanto se sugiere iniciar con el procedimiento antes de que estos pliegos se profundicen”, recomienda Banegas y detalla: “La toxina botulínica tipo A nos permite relajar directamente el músculo responsable de la formación de la arruga, evitando así la marcación del pliego ante los gestos faciales repetitivos. Para atenuar las arrugas estáticas, es decir, aquellas que son visibles aún con el rostro en reposo, aplicamos ácido hialurónico. Además, podemos tratar ojeras gracias a una línea de primera marca que ofrece un producto específico para cada zona: el gel es de muy fácil aplicación, no sólo por contener lidocaína (analgésico) en todas sus presentaciones, sino además por su homogeneidad, que permite obtener resultados absolutamente naturales”.
Los tratamientos inyectables (toxina botulínica tipo A y rellenos faciales de ácido hialurónico) pueden combinarse con otros procedimientos para retrasar el paso por el quirófano al menos 10 años, afirma Felice: “Existen alternativas en aparatología que tienen “efecto lifting”, es decir, generan un efecto de tensión en la piel, y pueden combinarse con otros tratamientos para un rejuvenecimiento integral del rostro. Entre los más recomendados, debemos mencionar al Laser CO2 Efecto Deep, que actúa en la profundidad de la piel y en sólo una sesión genera una mejora notable en su tensión; los tratamientos con Radiofrecuencia Bipolar y Multipolar generan un calentamiento profundo de la piel que permite la regeneración del colágeno natural y de la elastina, causando un tensado suave. Si buscamos un efecto de tensión a nivel muscular, es decir, en las capas profundas, la mejor opción es el Ultrasonido Focalizado”.
Al ser consultado sobre la seguridad de estos procedimientos, el especialista en Medicina Estética destaca que “es fundamental que todos los procedimientos minimamente invasivos, ya sean inyectables como con aparatos, sean efectuados por especialistas certificados en Cirugía Plástica o en Dermatología, para evitar complicaciones. En todos los casos, son tratamientos seguros con resultados muy satisfactorios y naturales, si se elije el profesional idoneo”.

Asesoramiento:Dr. Raúl Banegas - MN: 79300 - Médico Especialista en Cirugía Plástica - Miembro titular de SACPER, ISAPS y ASAPS.
Dr. Fernando Felice – MN: 108.614 – Médico Especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva – Miembro de la Sociedad de Cirugía Plástica de Buenos Aires (SCPBA) y de la Asociación Medica Argentina (AMA).

martes, 13 de septiembre de 2016

Derribando mitos y creencias sobre lactancia materna

martes, 13 de septiembre de 2016 - 0 Comments

Lactancia materna
Por Iardena Stilman (*). Opinión.-Mucho se habla en torno a la maternidad y a la lactancia. Parece ser que al ser hijos, hermanos o padres esto nos habilita a hablar sobre el tema y a aconsejar en cuanto vemos una mujer embarazada o con un bebé. Pero son muchos los mitos que circulan alrededor de este tema y que interfieren en la sana crianza de nuestros niños.La idea de estas líneas, es desmitificar sólo algunos, ya que son tantos que no alcanzarían ni con todas las páginas de la revista.
En un momento de tanta vulnerabilidad y permeabilidad a la información como es el post parto y puerperio, los mitos que emiten las personas cercanas y el entorno pueden interferir en la autoestima y seguridad de la madre, así como entorpecer la construcción del nuevo vínculo. Por lo tanto, los mitos, en una sociedad como la nuestra en donde se ha perdido la cultura de amamantar, pueden generar dificultades graves.
Por culpa de diferentes factores, la cultura de amamantar que se iba transmitiendo de generación en generación, se ha ido perdiendo y hoy, gracias a los estudios que demuestran la indiscutible superioridad de la leche materna, hay quienes estamos intentando recuperar esa sabia cultura.
Uno de los top ten de los mitos dice que hay que amamantar 10 minutos de cada pecho cada tres horas (parece una prescripción de toma de antibióticos, no?)
Es fundamental entender que en el caso de un bebe recién nacido sano, el que regula la toma es él. O sea el famoso libre demanda. Es el bebé el que decide cuándo y cuánto necesita comer. De tal manera que no hay horario fijo, sin importar si es de día o de noche, ni de duración de la toma ni de tiempo transcurrido entre toma y toma. Como precaución, en un recién nacido, no deben pasar más de tres horas entre toma y toma.
Por favor no abandonen la nota ahora. Esto no es para siempre: la madre y el bebé se van regulando entre ellos a medida que se afianza el vínculo. Cuanto más toma el bebé y se vacía el pecho, más leche producirá la madre.
Cuando dejamos en el bebé la opción de pedir el pecho cuando lo necesite, conseguiremos que la relación oferta-demanda sea correcta. El bebé siempre va a tomar la cantidad que necesita y en el transcurso de las primeras semanas, el pecho de la madre irá regulando la cantidad de producción satisfaciendo esta necesidad.
Otros mitos que circulan con gran éxito son: mi mamá no pudo dar el pecho, así que yo tampoco voy a poder; cuanto más grande es el pecho más leche produce; y el famoso si tenés pechos pequeños, no vas a tener leche: “pobre bebe, se va a morir de hambre” (frase preferida de algunas suegras).
La realidad es muy distinta, todas las hembras mamíferas heredamos la capacidad de lactar. Nacemos anatomo- fisiológicamente perfectas para este fin. La incapacidad de lactar es accidental y se da muy pero muy rara vez.
El tamaño del pecho depende de la grasa y no de la glándula mamaria que es la productora de leche.
Las intervenciones tempranas de tetinas (chupetes y mamaderas por ejemplo) y la falta de contacto entre la mamá y el bebé, son las causas más comunes por las cuales una mama no llega a amamantar.
El famoso ¨no tiene leche¨ suele generarse al tratar de establecer rutinas en un recién nacido, poner al bebé en horarios establecidos y por tiempo determinado.
Otro de los vox populi, generalmente un preferido a la hora del llanto, es el de tenés mala leche porque el bebe tiene cólicos.
El sistema digestivo de los bebes es muy delicado por su inmadurez. Este es otro motivo por el cual la lactancia materna es tan importante. El sistema termina de madurar, en un bebe sano y nacido a término entre los tres meses y los seis meses. Por esto los bebes tienen cólicos, les produce dolor y lloran. La leche materna es mucho más liviana que la de formula, por lo que se digiere mejor y más rápidamente. El movimiento de succión, por otra parte, ayuda a eliminar los gases y la cercanía con el cuerpo de la madre, el calor de su cuerpo y el sonido de su corazón, calman al bebe en un momento de dolor y angustia.
Estos son solo algunos de los mitos que circulan en torno a la lactancia materna. El mejor consejo que les podemos dar es seguir y escuchar el instinto de madre y que frente a las dudas que surjan consultar a una especialista en lactancia.

(*) Coordinadora general de la Asociación C. Argentina de Puericultura

lunes, 29 de agosto de 2016

La dislexia continua siendo Invisible

lunes, 29 de agosto de 2016 - 0 Comments

Dislexia
En nuestro país, el Proyecto de Ley Nacional para las Dificultades Específicas del Aprendizaje impulsado por DISFAM, que busca brindar igualdad de oportunidades frente a la diversidad de habilidades y dificultades de cada alumno, cuenta con media sanción en el Senado desde hace un año y aún no tiene fecha para ser votada en la Cámara de Diputados.
Mientras tanto, varios padres y niños siguen escuchando por parte de sus maestros lo mismo que el pequeño Thomas Edison: “es demasiado estúpido para aprender cualquier cosa”...
El inventor, al igual que otras grandes personalidades de la historia como Albert Einstein, Winston Churchill o Steve Jobs – por sólo nombrar algunos- fueron considerados “mentalmente lentos” o “problemáticos” en el ámbito escolar, etiquetas que, al desconocer una dificultad en la adquisición correcta de la palabra leída y no reconocer a estas personas como disléxicos, no sólo las privó de las herramientas necesarias para un aprendizaje exitoso sino que, sobre todo, signó a esta etapa de la vida con angustia y soledad.
La persona disléxica es un individuo sano que ha sido debidamente estimulado y que posee un coeficiente intelectual normal o alto. Se estima que 2 ó 3 alumnos por clase son disléxicos, siendo la más frecuente de las Dificultades Específicas del Aprendizaje (DEA) con una incidencia en la población del 15%, y si bien afecta a la persona durante toda su vida, es fundamental que se atiendan las necesidades específicas a edades tempranas, durante los primeros años de escolaridad, para no comprometer el éxito académico: “Si un niño no habla de manera adecuada y no es atendido para que pueda superar sus dificultades antes del inicio del aprendizaje de la lectura y escritura, será un alumno en riesgo de presentar una dificultad específica de aprendizaje: sus posibilidades de fracaso escolar serán difíciles de compensar y su compromiso emocional será una limitante en sus logros para toda la vida”, explica Isabel Galli de Pampliega, Dra. en Fonoaudiología.
La dislexia (Dys=dificultad; Lexis=palabra) radica en una deficiencia en el componente fonológico del lenguaje, que dificulta la adquisición de la lectura en forma fluida, exacta y automatizada. Generalmente, se encuentra asociada también a la dificultad en la adquisición de la palabra escrita (disgrafía), a la presencia de errores ortográficos (disortografía), a la dificultad para la realización de cálculos matemáticos (discalculia) y, en menor medida, a la recepción, comprensión y expresión del lenguaje hablado (Trastorno Específico del Lenguaje -TEL-).

En el aula

Dentro del aula, y en un sistema educativo centrado en la lecto-escritura, estas dificultades se ponen de manifiesto: “La dislexia no es una dificultad que no pueda ser reconocida a edades tempranas, sólo se requiere estar formado para ello y entender cómo se adquiere el lenguaje. Quienes nos hemos especializado en estas áreas podremos adecuar los contenidos a las reales posibilidades de cada alumno, reconociendo que todo ser humano tiene fortalezas y debilidades y que con pequeñas adecuaciones las personas con dislexia pueden acceder al conocimiento sin problemas”, manifiesta la profesional.
“No me expongas a leer en voz alta sin avisarme”, una de las demandas más frecuentes de los disléxicos, según informa DISFAM, y que sintetiza el temor y estrés que esta actividad supone para ellos. Sin embargo, muchas veces la falta de conocimientos sobre las DEA o las propias dificultades de la institución escolar para trabajar de manera individualizada con los alumnos, exponen a los disléxicos a situaciones angustiantes: “El temor al fracaso es una dificultad que lentifica el aprender. Un niño que confía en sus logros, no se verá limitado frente a nuevos aprendizajes. En cambio, un adolescente que se ha sentido frustrado durante muchos años de la escolaridad, puede haber generado conductas defensivas que le dificultaron sobrellevar sus necesidades específicas”, dice la especialista y agrega: “El no entender por qué se fracasa y por qué nadie se hace cargo de lo que ocurre genera desconcierto y una gran incertidumbre, que dificulta el reconocer cuál es el camino adecuado para alcanzar el éxito.”
Contemplar, por ejemplo, que el niño con dislexia utiliza tres veces más de tiempo que sus compañeros para leer requiere no sólo imaginar otros métodos de evaluación que no lo exponga a estas situaciones que les resultan vergonzosas y estresantes, sino también desechar las etiquetas que suelen aplicarse en estos casos: “Los propios docentes tildan de vagos a los alumnos o los consideran problemáticos y perturbadores dentro del aula. Pero la dificultad para leer, que se asocia frecuentemente con la dificultad para escribir y hablar, compromete siempre e indefectiblemente la atención: la falta de atención es consecuencia de la dislexia y no la causa de su dificultad lectora; los alumnos disléxicos se cansan más rápido porque realizar una tarea les supone cinco veces más de energía que a sus compañeros. Copiar del pizarrón, por ejemplo, es una actividad agotadora para ellos”, desarrolla Isabel Galli de Pampliega.

La asociación DISFAM (Dislexia y Familia) nos comparte algunas de las frases que constantemente se repiten en los consultorios:
§ No soy ni tonto ni vago, sólo necesito que la gente lo entienda.
§ Cuando los adultos valoran mis logros, me den ganas de seguir esforzándome.
§ Si me das más tiempo y te puedo demostrar que soy capaz de terminar mis trabajos.
§ A veces prefiero no participar en clase porque tengo terror a equivocarme.
§ Siempre antes de un examen me siento muy mal porque se que mi autoestima está en juego y si la pierdo es mi único sostén.
§ Muchas veces no quiero ir al colegio por miedo a cómo será el día, si me van a tomar algo, si me van a hacer leer, si voy a tener que participar en grupo, y eso me genera ansiedad y angustia.
§ Me lastima que se rían de mi por no saber leer como mis otros amigos, o por mi fea letra.
§ Cuando tengo que leer en vos alta me pongo nervioso y empiezo a toser para ganar tiempo e interpretar la palabra que sigue. Y por momentos se me mueven las letras en las hojas.
§ Escondo mis notas por vergüenza. A veces escribo con my mala letra para que no se den cuenta si cometí errores de ortografía, si puse una C o una S o una Z, una B o una V, etc…
§ Me da mucha bronca estudiar tanto y nunca poder sacarme un diez.
§ Odio confundirme con la plata, la hora, los meses del año, los días la semana, la izquierda y la derecha. Odio no saber cuando usar por ejemplo: porque o por que, valla o vaya, baca o vaca, nesecito o necesito. No importa la cantidad de veces que las escriba y me lo expliquen mi cabeza no puede retenerlo.
§ Saber que soy disléxico me alivio mucho, sobretodo por que finalmente entendí que no soy tonto, y entendí porque todo me cuesta mucho más que a mis amigos. Sólo me gustaría que ellos lo pudieran entender y así poder ayudar a los otros chicos como yo.
§ Me cansa mucho copiar del pizarrón. Cada palabra tengo que mirarla muchas veces para escribirla en mi cuaderno.
Entre el 23 y el 24 de septiembre, se llevará a cabo el IIº Congreso Argentino e Iberoamericano de Dislexia y DEA en el Centro de Convenciones Arturo Frondizi (Vicente López). Para mayor información: http://www.disfam.com.ar

Asesoramiento: Lic. Isabel Galli de Pampliega MN: 8158 – Dra. en Fonoaudiología miembro del Comité Científico de la Asociación Dislexia y Familia (DISFAM)
DISFAM Argentina (Dislexia y Familia), es la primera asociación del país dedicada a acompañar y asesorar a niños con dislexia, sus familias, docentes y especialistas de la salud. Contamos con delegaciones en CABA, Buenos Aires y Tucumán. Paralelamente, estamos desarrollando equipos de trabajo en Córdoba, La Rioja, Misiones, La Pampa y Salta.
Para mayor información, consultar nuestro sitio web: http://www.disfam.com.ar

martes, 16 de agosto de 2016

Información para prevenir el cáncer de mama

martes, 16 de agosto de 2016 - 0 Comments

Cáncer de mama
El cáncer de mama es la causa de muerte por tumores más frecuente en mujeres en Argentina. Sin embargo, casi un cuarto (3,8 millones de mujeres en nuestro país) no se consideran informadas sobre las generalidades de la enfermedad y sus métodos de detección temprana,según reveló la Encuesta Nacional de Opinión Pública sobre conocimiento del Cáncer de Mama realizada por Fundación AVON y VOICES!.
En sus estadios iniciales, el cáncer de mama es una enfermedad asintomática, es decir que salvo contadas excepciones, no duele ni suele presentar síntomas visibles que alerten sobre desarrollo de la enfermedad. Por ello la herramienta ideal para poder diagnosticar esta patología de manera temprana es la mamografía, que permite detectar las lesiones cuando aún no son palpables, aumentando las posibilidades de curación en más de un 90% de los casos y asegurando mejores resultados estéticos.
“Según los datos obtenidos, podemos concluir que el cáncer de mama es un tema muy instalado en la sociedad, pero con un alto porcentaje de información incorrecta, ya que el 76% de los encuestados piensa que el cáncer de mama es una enfermedad muy grave. Pero alarma la cantidad de mujeres que estando dentro de la edad de realizar los exámenes, no se realizan mamografías ni controles clínicos médicos: 4 de cada 10 argentinas mayores de 40 años no tienen el hábito de realizarse una mamografía anualmente”, explica la Dra. Karina Pesce, miembro de la Sociedad Argentina de Mastología (SAM), entidad que participó en el análisis de los resultados de la Encuesta y realizó aportes en las conclusiones de la misma.
Mientras que un 87% de los encuestados reconoce saber sobre el cáncer de mama y sus riesgos, sólo un 57% de las mujeres mayores de 40 años realiza las mamografías anuales y un 37% (equivalente a casi 6 millones de mujeres) declara nunca haberse realizado una mamografía. A la hora de inferir el porqué de estas conductas, 4 de cada 10 entrevistados argumentaban que no realizan las mamografías porque sus médicos no se las solicitaban y otras referían que no las realizaban porque no tenían síntomas y no lo consideraban necesario. “Todo esto pone de manifiesto que debemos continuar enfatizando con educación para la salud entre la población y continuar con la capacitación y educación continua de los profesionales involucrados”, afirma la mastóloga.

La desinformación como factor de riesgo¿Cuáles son los factores de riesgo más importantes de padecer cáncer de mama? Ser mujer es obviamente el más importante: se estima que una de cada ocho tiene, tuvo o tendrá cáncer de mama, mientras que sólo uno de cada 100 casos es detectado en hombres. El segundo es cumplir años: “El riesgo de desarrollar un cáncer de mama aumenta a partir de los 35 años de edad. El riesgo a 10 años de una mujer de 40 de tener cáncer de mama es una de cada 69 mujeres, y con el paso del tiempo llegará a ser de una de cada ocho”, menciona el especialista en diagnóstico por imágenes y miembro de la SAM, doctor Daniel Lehrer.
La encuesta realizada por Fundación Avon y Voices! revela que cuatro de cada diez mujeres no consideran a la edad como un factor de riesgo, y que dos de cada diez entrevistadas no creen que los antecedentes familiares incidan sobre las chances de desarrollar la enfermedad.
“La edad, el sexo, tener mutaciones genéticas certificadas (las más conocidas son las mutaciones BCRA 1 o BCRA 2), el hecho de haber padecido anteriormente un cáncer de mama, son factores de riesgo para cáncer de mama no modificables. No podemos hacer más que cumplir con los controles mamográficos anuales y otros estudios que indique el mastólogo”, explica Karina Pesce y agrega: “Pero existen factores modificables, es decir, aquellos que podemos modificar con cambios de conductas, tales como consumo de alcohol y tabaco. La Encuesta refleja un alto grado de desinformación es este sentido, ya que la mitad de las mujeres argentinas desconoce que el sedentarismo, el sobrepeso y la obesidad son factores de riesgo para desarrollar cáncer de mama. Tener una alimentación saludable y realizar actividad física, por el contrario, disminuye el riesgo de contraer la enfermedad, al igual que la lactancia durante largos periodos.”

Mamografía anual para la detección tempranaLa mamografía es la única herramienta que permite detectar de manera temprana el cáncer de mama en personas asintomáticas, y reducir significativamente la mortalidad: “Múltiples trabajos científicos han demostrado que realizar mamografías anuales a partir de los 40 años permite la detección precoz, con mayores posibilidades de curación, de tratamientos conservadores y consiguiente reducción en la morbi-mortalidad”, comenta Daniel Mysler, especialista en imagenología mamaria y miembro de la SAM. Sin embargo, sólo un 58% de los participantes de la Encuesta aludió a la mamografía como método por excelencia para la detección precoz del cáncer de mama, mención que disminuye a menor nivel socioeconómico (72% la menciona en sectores altos, contra un 62% que lo hace en estratos medios y un 54% en los bajos) y cuanto más nos alejamos de CABA (69% vs 56% en el resto del país).
“Es fundamental que las mujeres sin antecedentes de cáncer de mama incorporen la mamografía anual a partir de los 40 años, ya que esta herramienta detecta signos iniciales del cáncer de mama antes de que comiencen los síntomas. En más del 90% de los casos esta enfermedad es curable si se detecta a tiempo”, sostiene la mastóloga Pesce.
El 41% de los entrevistados consideró al autoexamen mamario como un método de detección temprana del cáncer, pero -si bien esta técnicapuede ser útil como control individual de rutina durante el período de tiempo que transcurre entre una visita al mastólogo y la siguiente- no es una buena herramienta para detectar tumores de manera precoz. Que la mujer conozca sus mamas y esté atenta a la aparición de nódulos, derrames de sangre por pezón, retracción de la piel o cualquier otro signo fuera de lo común, le permite consultar al especialista rápidamente para su estudio y control, pero sólo la mamografía detecta de manera temprana el cáncer de mama.
La Sociedad Argentina de Mastología asimismo recomienda realizarse una mamografía de base a los 35 años, y luego continuar con los controles mamográficos anuales a partir de los 40: “La mamografía basal a los 35 años tiene como objetivo utilizarla como examen preliminar para comparar pequeñas anomalías en los estudios subsiguientes”, detalla Mysler. Al respecto, teniendo en cuenta que las mujeres pre menopáusicas con mamas densas tienen una sensibilidad menor al promedio para detectar cáncer, el especialista sugiere complementar este estudio con una ecografía: “En aquellas pacientes con mamas con tejido glandular denso de distribución heterogénea o sumamente denso (mamas blancas en las mamografías), en las cuales puede aumentar el número de falsos negativos, es recomendable complementar la evaluación con una ecografía que permitirá reducir dicha tasa de falsos negativos”.

Desigualdades del Cáncer de MamaEl 26% de las mujeres mayores de 40 años que participaron de la Encuesta Nacional de Opinión Pública sobre conocimiento del Cáncer de Mama no tiene el hábito de realizarse una mamografía anual, y un 16% no se ha realizado nunca este estudio. Esta situación se agrava a medida que disminuye el nivel socioeconómico de la mujer: el 64% de las argentinas de sectores bajos no se realiza una mamografía en forma anual, contra algo más de la mitad de los sectores medios (55%) y altos (52%). También se observa una fuerte disparidad a nivel nacional: mientras que el 24% de las residentes de Capital Federal no lo hace anualmente, esta proporción alcanza al 60% en Gran Buenos Aires y al 63% en el resto del país.
Estas datos arrojados por la Encuesta se condicen con la información obtenida gracias al Mapa Argentino de Mastología, vinculado al acceso a centros de atención y diagnóstico de enfermedades de la mama: mientras en provincia de Bs.As y CABA se concentran el 32% de los mamógrafos , en el resto del país las desigualdades el acceso a esta herramienta es muy dificultoso, ya que si bien todas las provincias cuentan con al menos un mamógrafo, sólo se registran, por ejemplo, tres centros de atención que cuenten con este aparato en Tierra del Fuego, Chaco y Entre Ríos y en el caso de ecógrafo mamario, sólo hay un centro que lo tenga por provincia en Formosa, San Luis, La Rioja y San Juan, mientras que un 55% (108 centros de atención que cuenten con ecógrafos mamarios) están ubicados en CABA y Bs. As.

Asesoramiento:Karina Pesce – MN: 102101 – Miembro de la SAM – Mastóloga, Experta Universitaria en Imágenes Mamarias, Coordinadora Asistencial y Académica del Servicio de Diagnóstico e Intervencionismo Mamario de Diagnóstico Maipú.
Dr. Daniel Lehrer – MN 64586 – Miembro de la Sociedad Argentina de Mastología – Especialista en diagnóstico por imágenes – Director médico Cerim
Dr. Daniel Mysler – MN 72638 – Miembro de la Sociedad Argentina de Mastología – Jefe del Departamento de Diagnóstico por Imágenes del Instituto Médico Alexander Fleming

jueves, 25 de febrero de 2016

Redes sociales: los implacables jueces de las celebridades

jueves, 25 de febrero de 2016 - 0 Comments

Uma Thurman
Ninguna celebridad de Hollywood parece estar a salvo de las críticas de sus seguidores quienes, a través de las redes sociales, opinan sobre todo lo que hacen sus ídolos: desde sus proyectos laborales hasta su apariencia física.
La emergencia de las redes sociales cambió no sólo el modo de interactuar sino que, muy especialmente, permitió generar una sensación de cercanía entre las personas que nunca antes se había experimentado. Así como las distancias geográficas ya no son un impedimento para mantener un contacto diario e instantáneo entre familiares y amigos, igual de simple resulta relacionarse con las celebridades nacionales e internacionales, que tan inalcanzables parecían.
El intercambio en las redes sociales se alimenta desde ambos lados, y los famosos se muestran muy proclives en mostrar a sus fans cuáles son sus nuevos proyectos y cómo pasan sus días: desde una selfie apenas despiertan, aún acostados y (¡supuestamente!) con el rostro sin maquillaje, hasta los últimos momentos del día, son compartidos en Facebook, Twitter, Instagram y otras plataformas digitales.
Sin embargo, a los miles de comentarios positivos que las celebrities suelen recibir de sus seguidores más fieles, se le suman otros tantos que distan de mostrar afecto y, en general, se asocian a la apariencia física de los famosos.
En la última semana, invadieron las redes sociales las críticas a la nueva imagen del actor Tom Cruise, quien se mostró con algunos kilos de más y varias arrugas menos en la última entrega de los premios Bafta. Pocos días después, John Travolta y Courteney Cox se sumaron a la lista debido a los rostros evidentemente retocados que lucieron en sus más recientes apariciones televisivas.
Los fanáticos no dudan en responsabilizar al Botox como el culpable de las transformaciones en la apariencia de los actores, aún cuando los especialistas en Medicina Estética explican que las causas suelen ser otras. “Existe el mito de que el Botox deforma la cara y es la causa de los labios hinchados, sin embargo esto no es más que eso: un mito, que lamentablemente en los Medios y las Redes Sociales se continúa difundiendo”, comenta la doctora Claudia Albanese, miembro de Sociedad Argentina de Dermatología, y agrega: “No obstante, los efectos de la Toxina Botulínica Tipo A están en las antípodas de los que la gente les suele adjudicar: el Botox no es una sustancia de relleno y no da volumen, por el contrario, se utiliza para relajar temporalmente a los músculos responsables de la formación de arrugas dinámicas o de expresión, es decir, aquellos pliegos que se producen cuando gesticulamos y son visibles solamente con el rostro en movimiento, como por ejemplo las arrugas de la frente, las patas de gallo y los surcos entre las cejas”.
La especialista asegura que las zonas de aplicación de Toxina Botulínica Tipo A más habituales son las del tercio superior del rostro, y que en ningún caso se utiliza en labios o mejillas. “Suele confundirse la aplicación de Botox con tratamientos de relleno facial, que sí se aplican en mejillas y labios ya que su función es dar volumen a estas áreas de la cara que fueron ‘aplanándose’ con el paso del tiempo. Uno de los signos de envejecimiento más evidentes es, justamente, el afinamiento de los labios y la caída de los pómulos, que se deben a la pérdida de colágeno que produce una elastosis en los tejidos. El tratamiento ideal en estos casos, consiste en rellenar dichas zonas con productos a base de ácido hialurónico y recuperar de esta manera, el volumen perdido”, detalla Albanese.
Entre los diagnósticos de los profesionales y las opiniones de los fans, las celebridades intentan defenderse de las críticas hacia su aspecto, ya sea reconociendo las intervenciones quirúrgicas o los retoques estéticos no invasivos, como negando cualquier tipo de tratamiento.
En la escena local, la “it girl” Candelaria Tinelli decidió responder con humor a los comentarios de sus seguidores a través de un video en Instagram, en el cual se mostraba con el rostro desfigurado y, en broma, aseguraba haberse aplicado Botox. También María Eugenia “China” Suarez utilizó esta plataforma para desmentir rumores similares, publicando una foto suya a los 14 años en la cual puede apreciarse que los labios de la actriz siempre fueron voluptuosos.
“Para los especialistas, el éxito de un procedimiento estético radica en que no se note: cuanto más natural es el resultado, mejor. En este sentido, los avances científicos en Medicina Estética han sido fundamentales dado que gracias a los procedimientos no invasivos podemos rejuvenecer el rostro y corregir imperfecciones de manera gradual y con productos temporales, a diferencia de las cirugías que generan cambios más bruscos e irreversibles”, explica la profesional.
En ocasiones, el silencio de los famosos respecto a los tratamientos estéticos ha dado lugar a prácticas impensadas por parte de los fanáticos, quienes en pos de imitar a sus ídolos concurren a acciones peligrosas que ponen en riesgo su salud, tal como ocurrió con el llamado #KylieJennerChallenge, un riesgoso método casero implementado por los seguidores de la joven celebrity estadounidense, que consistía en succionar los labios con un vaso para que se hincharan y aumentaran de tamaño. Por supuesto, esta técnica no sólo no funcionaba sino que además generaba desde hematomas hasta pérdida de sensibilidad en la zona. Ante estos riesgosos comportamientos, la integrante más chica del clan Kardashian reveló el secreto detrás de su afamada boca, reconociendo que se aplica rellenos de ácido hialurónico de una reconocida marca para aumentar el volumen de sus labios, y puso fin al #KylieJennerChallenge.
“La actitud de Kylie ha permitido discontinuar esas modas peligrosas y acercar a muchas personas al consultorio. Que un profesional en Medicina Estética esté a cargo del procedimiento es el único modo de garantizar resultados naturales y asegurarse de que se usen productos nobles que permitan adaptarse a las necesidades del paciente”, manifiesta la dermatóloga y agrega: “Lamentablemente, con mucha frecuencia observamos casos de mala praxis en personas reconocidas, a los cuales los médicos o no han sabido decir que no y frenar las intervenciones excesivas, o han priorizado el dinero antes que la armonía y naturalidad de los rostros. Por ello, la confianza en el profesional es fundamental: los pacientes deben buscar a un especialista entrenado en las técnicas de aplicación y asegurarse de que se utilicen productos aprobados por ANMAT y FDA”.

Asesoramiento: Dra. Claudia Albanese - Dermatóloga - MN 62943

lunes, 15 de febrero de 2016

Día Mundial Contra el Cáncer Infantil

lunes, 15 de febrero de 2016 - 0 Comments

Cáncer infantil
Hoy se conmemora el Día Internacional de Lucha contra el Cáncer Infantil, instituido en el 2001 en Luxemburgo con la idea de sensibilizar y concientizar a la comunidad sobre la importancia de esta problemática, y la necesidad de un diagnóstico inmediato y un tratamiento adecuado.
Cabe recalcar que a través de dicha jornada se busca promover y generar conciencia acerca de las realidades y desafíos que afrontan los niños con cáncer, bregando además por un mejor y más equitativo acceso al tratamiento y cuidado de cada paciente, apoyo hacia ellos y sus familias.
Según estadísticas mundiales, alrededor de 250.000 niños en el mundo enferma de cáncer cada año, y el 80% de ellos no son diagnosticados o no tienen acceso al tratamiento adecuado, produciéndose muertes innecesarias, en especial en los países en desarrollo donde los niños no tienen acceso a los derechos básicos de atención y cuidados médicos.

jueves, 4 de febrero de 2016

Cáncer de mama: avance en mastología

jueves, 4 de febrero de 2016 - 0 Comments

Cáncer
Se estima que un 17,8% del total de la incidencia de cáncer en nuestro país responde al cáncer de mama. Esta patología, si bien es el cáncer más frecuente en la mujer, no deja de lado a los hombres, afectando a uno de cada 100.
La Sociedad Argentina de Mastología, institución científica que nuclea a los especialistas en patologías mamarias, destaca la importancia de la detección temprana como método preventivo de esta enfermedad: “El diagnóstico precoz aumenta la probabilidad de curación y, además, permite realizar tratamientos menos invasivos para las pacientes, con mejores resultados estéticos”, sostiene el oncólogo Juan Manuel O’Connor, médico del Instituto Alexander Fleming.
Mientras la mamografía continúa siendo la herramienta más efectiva a la hora de detectar el cáncer de mama en sus estadios iniciales, los avances científicos han logrado diversificar las estrategias de tratamiento para adaptarlas a las particularidades de cada paciente. “A la hora de combatir el cáncer de mama se priorizan los tratamientos personalizados ya que de esta manera tenemos mayor probabilidad de respuesta al mismo”, explica el profesional y agrega: “En este sentido, el descubrimiento de la proteína denominada HER 2 y su rol en la proliferación de células de cáncer de mama ha sido fundamental, ya que nos permite tratar a un grupo de pacientes (aproximadamente un 25% de las mujeres con diagnósticos de cáncer de mama) que presentaban un alto contenido de HER 2 y no tenían buenos resultados con quimioterapia sola”.
La quimioterapia, al atacar las células tumorales, afecta a todas las células del cuerpo ya que su mecanismo de acción es menos específico y con mayor toxicidad, provocando, por ejemplo, efectos secundarios negativos como la pérdida del cabello, entre otros. “Gracias al descubrimiento del HER 2, ahora podemos desarrollar -en los casos de pacientes con cáncer de mama HER2 positivas- una terapia dirigida hacia un blanco molecular, es decir, atacar directamente a esta proteína sin comprometer a todo el organismo, utilizando drogas que inhiben la proliferación de estas células malignas como los anticuerpos monoclonales anti HER 2 Trastuzumab, Pertuzumab y T-DM 1”, detalla O’Connor.
La terapia blanco molecular es prueba del avance en la terapéutica en cáncer de mama, que busca incrementar la sobre vida de las pacientes con procedimientos menos invasivos. “Para que estos métodos sean una opción de tratamiento posible, es indispensable la correcta tipificación del tumor y la determinación de receptores hormonales y HER2, lo que se realiza de rutina actualmente en pacientes con el diagnóstico de cáncer de mama”, menciona el especialista enfatizando sobre los amplios beneficios de estos procedimientos, y agrega: “Al igual que con la técnica del ganglio centinela logramos evitar en muchos casos la cirugía de vaciamiento axilar, con esta terapia encontramos una alternativa para el tratamiento con mayor probabilidad de efectividad en pacientes seleccionadas y reduciendo efectos adversos , mejorando la calidad de vida de estas pacientes. Es muy importante -además- pensar la enfermedad de manera integral, no sólo desde la biología y la genética, sino también atendiendo a los efectos psíquicos y emocionales que tanto repercuten en las pacientes y en la evolución de la patología”.
En nuestro país, un gran avance en el tratamiento integral del cáncer de mama fue la sanción en 2013 de la Ley 26.872 de Cobertura de Cirugía Reconstructiva como consecuencia de Mastectomía por Patología Mamaria, que otorga el derecho a las mujeres que se hayan realizado una mastectomía (entre el 20 y el 30% de los casos diagnosticados) a realizarse una cirugía de reconstrucción mamaria.
“Teniendo en cuenta la cada vez mayor diversidad de tratamientos que nos permite diseñar esquemas personalizados para cada paciente, es muy importante que las mujeres no teman al diagnóstico y se realicen la mamografía anual a partir de los 40 años, porque cuando lo detectamos a tiempo, podemos lograr índices de sobre vida libre de enfermedad realmente altos”, expresa el oncólogo.
La Sociedad Argentina de Mastología recomienda realizarse una mamografía de base a los 35 años a todas las mujeres que no presentan ningún síntoma y no tienen antecedentes familiares de cáncer de mama, y luego en forma anual, a partir de los 40.

Asesoramiento: Dr. Juan Manuel O’Connor - MN: 102684 - Oncólogo del Instituto Alexander Fleming.

© 2015 Necochea Total. Derechos Reservados
Diseño SpicyTricks modificado por Necochea Total