Necochea
En el café de Necocheatotal no sólo pasan a tomar algo los políticos, sino también vecinos de nuestra ciudad que dialogan sobre todos los temas de actualidad y también, por supuesto, dejan sus reflexiones.
Hace un rato nada más, por ejemplo, en la mesa 4, dos amigos muy cercanos a la alianza partidaria charlaban sobre los dirigentes de Cambiemos de nuestra ciudad y el posicionamiento que cada uno busca tener de cara al 2019.
Según comentaban, pareciera que Cambiemos más que una alianza política estratégica, en nuestra ciudad, es un cúmulo de dirigentes que sólo buscan conseguir algún cargo político o posicionarse para ser "el candidato/a" en 2019.
- ¿Viste lo que salió hoy de Hernán (Trigo Gutiérrez) en Diario Necochea?; preguntaba uno.
- Sí!!! Terrible, pobre escracharon mal al amigo de "Pochito" Aued...
- Debe ser uno de los nuestros, si no nos queremos con ninguno...
El diálogo deja más que claro que Cambiemos tiene diferencias entre prácticamente todos sus sectores. Y si bien desde arriba buscan ocultar estos conflictos, minuto a minuto salen a la tierra como hormigas a las que recién le patearon su hormiguero.
La UCR está más que firme en su postura anti "Momo" Venegas o lo que ha quedado de aquel grupo, llámese FE, Arturo Rojas, y hasta el propio PRO de Dominguez Yelpo, a quien consideran un "veneguista" convertido.
Pero aparte de esta fractura, impulsada por los "políticos de carrera" de Gonzalo Diez y Alberto Esnaola, a quienes no se le conocen otra actividad que cafetear y rosquear para conseguir algún cargo y vivir de la política (Diez en la Defensoría del Pueblo y Beto peleando para ser Defensor del Pueblo de Necochea), el resto de los integrantes de Cambiemos se miran de reojo y, si pueden, se pegan algún dardo a la pasada...
Según charlaban nuestros clientes, parece que cada dirigente cree tener la espalda suficiente para ser el "armador" local del oficialismo nacional y provincial. El diputado Roberto Rago y su grupo "upcista" diciendo ser los herederos de "Momo"; Rojas por su cargo y caja en Puerto Quequén (todos quisieron pero nadie lo pudo sacar de allí) y Dominguez Yelpo, quien menos territorio local maneja, pero más allegado a los hombres cercanos a María Eugenia Vidal (llámese Manuel Mosca o Federico Salvai).
- Todos nos quieren mandar, pero no sé quién se quedará con la lapicera en 2019...; comentaba el hombre del café cortado, medialuna en mano.
- Habrá que esperar, pero los tironeos van a seguir me parece...; le explicaba el otro, mientras terminaba su exprimido de naranja y el scons.
Lo que parece estar bien claro es que más que un grupo político hoy se han convertido en atletas corriendo para ver quién llega primero a la meta y logra ser el candidato en 2019 o, al menos, quedarse con algún cargo tras las elecciones del próximo año...
Artículo Anterior Artículo Siguiente