El Fondo Monetario Internacional pronosticó que Argentina crecerá menos de los previsto debido a la necesidad del Gobierno de aplicar un ajuste, una de las condiciones del crédito de 50 mil millones de dólares que brindó el organismo.
El FMI presentó este lunes su informe de Perspectivas Económicas Mundiales, en el que recortó las previsiones de crecimiento de América Latina en parte arrastrada por la situación argentina, aunque también de lo que sucede en Brasil y México.
Según el organismo, la región crecerá al 1,6 % en 2018, cuatro décimas menos de lo previsto en el informe de abril. Para 2019, vislumbra un crecimiento de 2,6 %, dos décimas menos de lo calculado hace tres meses. 
"Aunque el alza de los precios de las materias primas continúa brindando respaldo a los exportadores de la región, el empañamiento de las perspectivas respecto de la edición de abril refleja la complicación del panorama para grandes economías", dice el informe en referencia a Argentina, México y Brasil.
Para el caso local, el Fondo menciona "la constricción de las condiciones financieras y el ajuste necesario de las políticas", que derivaron en la necesidad del gobierno de Mauricio Macri de recurrir al organismo para pedir un préstamo.
En el caso de Brasil, el FMI destaca como problemas "los persistentes efectos de las huelgas y la incertidumbre política". En el caso mexicano, menciona "las tensiones comerciales y la prolongada incertidumbre que rodea la renegociación del TLCAN y el programa de políticas del nuevo gobierno" de López Obrador.
Los nuevos cálculos del Fondo rebajaron el crecimiento de Brasil en cinco décimas para 2018 hasta el 1,8 % y lo dejaron sin cambios para 2019 en el 2,5 %, mientras mantuvieron este año las de México en el 2,3 % y recortaron las del próximo en tres décimas al 2,7 %. No detalla el caso argentino.
Por otro lado, en un mensaje que cabe directamente a Argentina, el Fondo recomendó a las economías emergentes "reforzar la resiliencia a través de una combinación adecuada de políticas fiscales, monetarias, cambiarias y prudenciales para atenuar la vulnerabilidad frente al empeoramiento de las condiciones financieras mundiales, fuertes movimientos cambiarios y reversiones de los flujos de capital".
"La recomendación tradicional en cuanto a la importancia de restringir el crecimiento crediticio excesivo donde sea necesario, apuntalar balances bancarios saludables, contener los descalces de vencimientos y monedas, y mantener condiciones ordenadas en los mercados cobra más relevancia ante la renovada volatilidad de los mercados", agrega.
"En general, será importante mantener la flexibilidad cambiaria para amortiguar el impacto de shocks externos adversos, aunque es necesario vigilar de cerca los efectos de las depreciaciones del tipo de cambio en los balances del sector privado y público y en las expectativas de inflación interna", continúa.
A nivel general, el FMI mantuvo sus previsiones de crecimiento económico mundial en el 3,9 %, tanto para este año como para 2019, las mismas cifras que calculaba en abril, a pesar de la escalada en la tensión comercial de los últimos meses, que constituye la mayor amenaza a corto plazo.

Enterate más en nuestro Facebook: Necochea Total OK

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente